El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y el titular de Defensa, Avigdor Lieberman, aprobaron la noche de este martes la construcción de 3.000 nuevas viviendas ilegales en territorios palestinos de Cisjordania.

Éstas se sumarán a las 2.500 autorizadas el pasado 24 de enero por el mandatario israelí y el anuncio de su construcción llega horas antes de la ejecución de la orden de desalojo de la colonia de Amoná, en Cisjordania. “Dos unidades están preparadas para la comercialización inmediata y el resto se encuentra en diversas etapas de depósito y efecto”, destaca un comunicado de Defensa.

Las 3.000 casas se repartirán en 13 colonias israelíes. Del total, 2.000 se erigirán de forma inmediata, mientras que las 1.000 restantes lo harán en varias fases

Desde que Donald Trump ha llegado a la presidencia de Estados Unidos, el ejecutivo de Netanyahu ha autorizado la edificación de 5.500 casas en los asentamientos de colonos en la Cisjordania ocupada, y otras 566 en la zona oriental de Jerusalén.

Líderes palestinos y la comunidad internacional condenan estas construcciones ilegales por parte de Israel en los territorios ocupados desde 1967. La última resolución 2334, aprobada en diciembre de 2016 en el Consejo de Seguridad de la ONU, instó a paralizar toda actividad colonizadora en ese territorio.