Luego de que este martes la diputada Paulina Núñez (RN) y el diputado UDI Felipe Ward pidieran a la fiscalía ampliar la investigación por el rol que habría tenido la constructora brasileña OAS en la campaña de la presidenta Bachelet, este miércoles la parlamentaria señaló que la Fiscalía “está pidiendo ir a ser parte de la diligencia donde van a atestiguar nuevamente estos ex ejecutivos [de OAS]. Si el Ministerio Público, a través de la policía que trabaja en esta institución, o incluso la propia fiscal, llegan a ir a Brasil, creemos que es una instancia relevante para obtener información”.

Las mismas fuentes señalan que ahora se está a la espera de que las autoridades brasileñas autoricen esta solicitud.

Por segundo día consecutivo, el gobierno debió salir a dar explicaciones sobre el tema. Esta vez fue la propia presidenta, quien -visiblemente molesta por las preguntas de los periodistas- dijo “el año pasado hablé de este mismo tema (…) y lo hemos descartado tajantemente. Lo dije hace un año atrás, que toda fuente de financiamiento de la campaña fue informada al Servel, fue aprobada por el Servel, y es la fuente de financiamiento que hubo en la campaña. (…) Yo no he tenido nunca ninguna vinculación con la empresa mencionada”.

Las sospechas sobre el financiamiento de la compañía OAS a la campaña de la presidenta se abrieron tras la publicación de la revista “Veja de Brasil”, donde se sostiene esta idea en base a una propuesta de delación compensada -que aún no se concreta- del otrora publicista del Partido de los Trabajadores, José Cavalcanti ‘Duda’ Mendonça, y del ex presidente de la constructora, Leo Pinheiro.