En las últimas semanas la Isapre Masvida ha entrado en una espiral compleja debido a la difícil situación financiera que atraviesa luego de que fracasara la posibilidad de que Southern Cross se uniera como socio, y de que Farmacias Ahumada  presentara una demanda del pago de $4.500 millones en su contra por incumplimiento de contrato.

Ante tal escenario, la isapre desmiente las afirmaciones que se difunden sobre su complicada situación económica y aconseja a sus afiliados a acceder a las alternativas con las que aún tienen convenio. Eso, luego de la decisión de la clínica Santa María de terminar el vínculo con la aseguradora, que fue calificada de “asquerosa” por el presidente de Masvida, Claudio Santander, y que aseguró que el conflicto se dio por la cercanía que tendría el centro de salud con el holding Banmédica.

Desde otros establecimientos también se dio cuenta de la mala situación de la isapre. Mientras, según El Mostrador, la Clínica Las Lilas, uno de sus principales activos, informó sobre un ajuste patrimonial negativo por más de $23 mil millones, la superintendencia de Salud le dio un ultimátum para que presente un plan de mejora de sus finanzas.

Conflicto con Farmacias Ahumada

La otra arista del bucle en el que entró la aseguradora tiene que ver con un juicio arbitral revelado por una investigación de Bio Bio Chile, en el que se encuentra enfrentada con Farmacias Ahumada. Se trata de una demanda por incumplimiento de contrato que presentó en mayo de 2016 la cadena de farmacias en contra de la isapre por más de $4.500 millones.

Según el medio, el proceso se desarrolla en el Centro de Arbitraje y Mediación (CAM) de la Cámara Comercio de Santiago (CCS), y es llevado adelante por el juez Arturo Yrarrázaval. “En enero culminó la etapa probatoria de la disputa y en marzo se reactivará con miras a un fallo, tras el feriado de febrero que aún rige para los tribunales arbitrales”, señala el portal.

Bio Bio señala que “Farmacias Ahumada alega que Isapre Masvida e Infovida, ambas subsidiarias de Empresas Masvida, violaron un acuerdo marco entre ambas partes, que consistía en la celebración de cuatro contratos que garantizaban la prestación exclusiva de servicios de la farmacias a los usuarios de Masvida“.

Los contratos consistían en prestaciones farmacéuticas para el otorgamiento de beneficios GES, exclusividad de la farmacia para comprar a través de excedentes de cotización de la isapre y descuentos, atención preferente y beneficios adicionales para usuarios de Masvida.

Los propios clientes dieron cuenta de la situación de incumplimiento de la isapre. Así lo especifica la demanda de Farmacias Ahumada: “La conducta de las demandadas implicaba que, cuando un afiliado de Masvida concurría a un local de Farmacias Ahumada y pedía comprar algún producto con cargo a sus excedentes u otros beneficios, en la pantalla del local aparecía con 0 (cero) excedentes, lo que no era efectivo. En otras palabras, pese a tener excedentes disponibles, el cliente no los podía usar para comprar en los locales de esta parte, porque las demandadas habían cortado el acceso al sistema de información en línea”, algo que ocurrió a finales de 2015 cuando Infovida, la subsidiaria de Masvida encargada de la gestión informática cortó el acceso a su sistema computacional.

Tanto Infovida e Isapre Masvida presentaron objeciones y observaciones a la demanda y niegan, en gran parte, el relato de Farmacias Ahumada, argumentando que la relación comercial entre ambas data desde hace más de una década. “Ninguno de estos contratos o convenios están suscritos legalmente por Isapre Masvida S.A. ni por sus representantes legales actuando por ella, como en derecho corresponde, por lo que su contenido le es inoponible”, dice la contestación de Isapre Masvida.