Esta tarde, la Corte Suprema resolvió acoger el recurso de queja y ordenar la investigación de supuestos apremios ilegítimos al comunero mapuche José Peralino Huinca, testigo clave en el caso Luchsinger Mackay.

El testimonio de Peralino es la única prueba que sostiene la Fiscalía que culpa a la machi Francisca Linconao y los otros 10 comuneros que están a la espera del juicio oral. El problema está en que Peralino ha denunciado, ante la corte y en los medios, que recibió torturas y amenazas por parte de dos funcionarios de la PDI para culpar a esas personas.

La Corte de Apelaciones de Temuco había resuelto sobreseer la causa de apremios ilegítimos a Peralino, decisión revocada hoy por la Corte Suprema en un fallo unánime.

“No resultaba procedente decretar el sobreseimiento definitivo por la causal del artículo 250 letra a) del Código Procesal Penal, ya que el avance de la pesquisa es insuficiente para justificar esta clase de resolución”, dice el fallo emitido hoy.