Anoche fue la gala del Festival de Viña y alguien se escapó de la regla que suele primar en la alfombra roja. Mon Laferte, la chilena radicada en México que se presentará en la última noche, lució un tradicional vestido de la localidad de Oaxaca.

Alejada del glamour característico, de los flashes, tacos altos y vestidos diminutos de las mujeres, Mon Laferte hizo de su paso por la alfombra roja una declaración de principios.

Así lo manifestó a través de su cuenta de Facebook, en la que explicó “me llena el corazón usar esta hermosa pieza de arte, hecha con las manos amorosas de mujeres artesanas y trabajadoras, lo hago con mucho respeto y amor”. Además, aclaró que “lo mío no son las alfombras, no encajo, me siento incómoda, más aún cuando hace solo unos días nuestro país se estaba quemando y familias quedaron en la calle, no me siento bien luciendo ropa ‘fina’ se lo que cuesta ganarse el pan y no me identifico con este tipo de actividades”.

“No quiero tener glamour ni parecer algo que no soy, así me siento feliz, libre y cómoda, orgullosa y segura de ser Latina“, finalizó la cantante.