El gobierno de Bolivia supervisó esta semana en París el avance en la habilitación de los trece radares civiles y militares que adquirió en 2016 por un monto de 200 millones de dólares, según información de Defensa confirmada por El Desconcierto.

La visita a la empresa Thales, responsable de desarrollar el Sistema Integrado de Defensa Aérea y Control de Tránsito, fue encabezada por el ministro de Defensa de Bolivia, Reimy Ferreira.

El proyecto, que debe estar operativo, en octubre de 2017, considera la adquisición de los radares y la construcción de un centro de control en la ciudad de Cochabamba.

La inspección parisina ocurrió luego de que el presidente Evo Morales encabezara este 30 de enero una reunión de los altos mandos de sus fuerzas armadas, para avanzar en el plan de desarrollo estratégico de la Defensa de su país.

La estrategia bélica de Bolivia, según sus propias definiciones, considera un programa de innovaciones que termina en 2025, fecha en que este país espera generar su nueva fuerza militar.

Bolivia está de pie, Bolivia se ha levantado, nunca más nadie humillará a Bolivia, porque los bolivianos y sus Fuerzas Armadas están preparados para defender su dignidad, su territorio, sus recursos naturales y sus instituciones democráticas”, aseguró el vicepresidente de ese país, Álvaro García Linera durante un acto militar en julio de 2016.

“No vamos a permitir nunca que nos agredan y no vamos a aceptar nunca más que vuelvan a arrebatarnos lo que tenemos. Seremos pacifistas pero no somos indefensos, tenemos que estar preparados para la defensa”, afirmó García Linera en esa fecha.

Chile y Bolivia, que mantienen relaciones sólo a nivel consular, endurecieron los últimos años sus ya distantes posiciones en torno al litigio fronterizo que los enfrenta en la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) y que mantiene congeladas sus relaciones desde 2013.