La candidata a extrema derecha a la elección presidencial de Francia, canceló este martes una reunión con el gran mufti de El Líbano tras rehusarse a cubrirse con el velo para el encuentro.

Le Pen se encuentra en Beirut en una visita de tres días en la se ha reunido con los principales líderes políticos, tenía programada para la mapñana de este martes 21 una cita con Abdelatif Derian, la máxima autoridad religiosa suní del país. Al llegar al encuentro, se le entregó un pañuelo blanco con el que cubrirse la cabeza durante la reunión con el líder religioso libanés, pero Le Pen se negó.

“La más alta autoridad suní del mundo no tiene que cumplir con esta exigencia, por lo tanto, no tengo ninguna razón de hacerlo. Pueden trasmitirle mis respetos al gran mufti, pero no me cubriré”, dijo la presidenta del Frente Nacional francés Le Pen a los periodistas antes de abandonar el lugar.

Los comentaristas de televisión libaneses calificaron la actitud de la candidata presidencial como irrespetuosa y prepotente. Para ellos, las mujeres, sean musulmanas o no, deben usar velo cuando acuden a reuniones con altos jerarcas islámicos.

La actitud de la francesa ha sido calificada ya de irrespetuosa y prepotente entre algunos comentaristas televisivos del país para quienes, como norma, las mujeres, sean musulmanas o no, deben usar velo cuando acuden a encuentros con altos jerarcas religiosos islámicos.

La autoridad suní más importante de El Líbano, Dar-al-Fatwa, señaló en un comunicado que Le Pen fue informada con antelación del protocolo para el encuentro. Por lo mismo, la institución se declaró “sorprendida por este rechazo a adoptar una norma bien conocida» y lamenta este «comportamiento inadecuado”.

Marine Le Pen se ha reunido con diversas autoridades del país, entre ellos el primer ministro Saad Hariri y el presidente Michel Aoun. Justamente el jefe de gobierno libanés, de credo suní, advirtió a la política gala de abstenerse de asociar el Islam con los ataques terroristas que extremistas islámicos han perpetrado en Francia.

Le Pen finaliza su viaje con la visita al patriarca maronita Bechara Rai y posterioremente al líder cristiano de las Fuerzas Libanesas, Samir Geagea.