Luego de que este lunes se anunciara que el departamento de prensa de UCV Televisión cerraría y 30 profesionales quedarían sin trabajo diversos actores del medio han señalado su rechazo. El cierre se motiva por “necesidades de la empresa”, ya que según la corporación a cargo del canal, la “disminución del rating y la baja comercialización” fue imposible de resolver en los últimos tres años al aire.

Para Juan Pablo Paonessa, periodista que hasta el lunes formaba parte del área de prensa, “esta decisión olvida la principal razón que dio vida a este equipo hace casi 60 años atrás: entender la información como un bien público y no un bien de mercado, donde el pluralismo, independencia y objetividad están al servicio de los auditores”.

En tanto, el Colegio de Periodistas emitió un comunicado lamentando el cierre donde se señala que “es sintomático de lo que está ocurriendo en Chile, que el primer canal de televisión del país sea traspasado a una empresa dedicada a la entretención y que, en el marco de este proceso, se termine un espacio periodístico con efectos en la información de la ciudadanía y el trabajo de profesionales y técnicos de la prensa”.

Desde la organización gremial señalaron que “lamentamos que, una vez más, la información esté supeditada a las órdenes del mercado. Obligados todos los medios a autofinanciarse, lo que no es rentable no debe existir.  Se pierde así el sentido de lo público, de la relevancia de la generación de contenidos necesarios” puntualizaron.  Agregaron que “aplicar esta máxima a todos los ámbitos ha generado los problemas que tenemos en salud, educación, previsión social, que es algo que como Colegio de Periodistas no queremos siga ocurriendo en la prensa”.  Para la entidad la determinación demuestra cómo “la reducción de costos pasa por eliminar a los equipos humanos y tercerizar los productos, en vez de apostar por producción propia y de calidad”.

Al respecto, el periodista Juan Pablo Paonessa criticó que “este cambio no hace más que reflejar que los medios de comunicación también sufren del ingrato centralismo de Santiago, que una vez más, obliga el cierre de un equipo regional que con poco y con pocos, hizo tanto y por tantos. ¿Se emitirán noticias fuera de la Región Metropolitana? ¿O las reinas del festival, las marejadas en avenida Perú y los incendios en Valparaíso serán los únicos temas sobre nuestra región que veremos por TV? Al parecer, nuestro mayor pecado es ser de regiones”.