Una atractiva Kendall Jenner encabeza una protesta callejera que camina en sentido opuesto a la policía. La modelo se aparta de los manifestantes y se dirige directamente a un policía. Le ofrece una lata de Pepsi que el uniformado recibe y ríen. Simultáneamente, la multitud comienza a aplaudir, gritar y saltar de felicidad.

El spot fue criticado por usuarios de redes sociales y portales web por, entre otras razones, bromear y banalizar las causas que movilizan a manifestantes en la calle, y por replicar el momento de la detención de Leshia Evans en la protesta conocida como “Black Lives Matter”. Lo anterior, enmarcado en un contexto como es la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos y sus políticas arbitrarias hacia las comunidades inmigrantes.

El bullying virtual fue tal que la compañía de bebidas pidió disculpas públicas desde su cuenta de Twitter y aseguró haber eliminado el video: “Pepsi intentaba proyectar un mensaje de unidad, paz y entendimiento. Claramente fallamos, y pedimos disculpas. No teníamos la intención de rebajar un tema serio. Estamos removiendo el contenido y reparando cualquier otro despliegue. También nos disculpamos con Kendall Jenner por ponerla en esta situación”.

Si bien el video fue descolgado, aún hay extractos como el que subió el portal Play Ground:

En Youtube también se pueden ver videos donde usuarios aficionados comentan y analizan el spot: