La Confederación de Estudiantes de Chile realizó una intervención esta mañana en Plaza Italia, con el objetivo de amplificar la convocatoria a la primera movilización del año, que se concretará el próximo 11 de abril en todo Chile.

Desplegando carteles, sillas y pupitres de la Universidad Arcis, cuyo cierre ya fue dictado por el Ministerio de Educación, los estudiantes recordaron que la crisis educacional persiste y aún está muy lejos de ser resuelta.

“La educación está en crisis. Son sillas de la Arcis que cuelgan de un hilo. Estamos peor que en 2011, porque en esa fecha habían 411 mil endeudados con el CAE y ahora se supera el millón”, sentenció el presidente de la FECh, Daniel Andrade.

Por otra parte, el dirigente manifestó que “ese mismo año habían 400 mil estudiantes endeudados, hoy hay más de un millón solamente con el CAE, la crisis es en la educación superior privada, pero también está el abandono del Estado hacia sus propias instituciones, no sólo a la educación superior, sino que también a los secundarios”.

Andrade señaló que secundarios y universitarios han convocado en conjunto a la próxima marcha, que comenzará a las 11 horas en Plaza Italia, Santiago, replicándose a lo largo y ancho del país. La manifestación es un llamado a reactivar al movimiento estudiantil, en un electoral que además es clave para la tramitación de los proyectos comprometidos por el Ejecutivo en la materia.