A las 15:30 horas de este lunes 17 está programada la reunión la junta de accionistas de Masvida que revisará el preacuerdo que firmó el pasado viernes el interventor de la isapre, Robert Rivas, y el grupo norteamericano Nexus. El trato contemplaría una transacción de $35 mil millones además de asumir $15 mil millones de pasivos de la aseguradora privada.

Pero esta no es la única medida que está tomando la isapre para hacer frente a la crisis que vive actualmente. Desde mayo del año pasado solicitó a la Superintendencia de Salud que les liberara $111 mil millones para pagar a proveedores y proveedores por concepto de garantías. Según una investigación de Radio Bío Bío, entre los $87 mil millones que finalmente autorizó el organismo fiscalizador hubo varios pagos a empresas relacionadas, a sus propios directores y a Farmacias Cruz Verde que, siendo que uno de sus mayores accionistas -el grupo Harding- ha ofertado a Masvida por seis clínicas y tres centros ambulatorios, recibió el mayor pago de parte de la isapre.

Uno de los directores beneficiados con los dineros de garantías fue Ricardo Burmeister Campos, uno de los fundadores de la isapre en el ’87 y director de ella -así como de Empresas Masvida- hasta que fuera intervenida. En total, él y sus familiares recibieron alrededor de $27 millones.

“No veo ningún conflicto de interés en este asunto. Desde hace dos décadas que algunos directores y ejecutivos de la isapre y del grupo que somos médicos, prestamos atenciones a los afiliados de Masvida, servicios por lo que nos cancelan los recursos correspondientes”, dijo Burmeister a Radio Bío Bío.

Por otro lado, el ex director Eduardo Mordojovich Soto recibió un pago de $2,8 millones a través de su empresa Eduardo Mordojovich y Compañía.

Si bien el superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, dijo a Bío Bío que no se le dio preferencia a los ex directores en los pagos, el médico Agustín Adana acusó que Masvida le debe alrededor de $6 millones desde el año pasado: “Es escandaloso que la isapre haya pagado las prestaciones realizadas a directores de la misma empresa y haya excluido de ese proceso a otros médicos”.

Pagos a empresas relacionadas y $13 mil millones a Cruz Verde

MV Clinical forma parte del holding que controla a la isapre Banmédica, y su filial Clínica Las Lilas fue la empresa relacionada que recibió el mayor pago de los fondos liberados, con un monto de $806 millones. Del mismo modo, hubo pagos a Redgesam, Clínica Isamédica, Clínica Chillán, Clínica Los Andes de Puerto Montt, Clínica Magallanes, MV Dental Bío Bío, MV Dental Puerto Montt y MV Dental Araucanía.

Por otra parte, el proveedor que se adjudicó el mayor monto fue farmacias Cruz Verde, con un 15% del total -$13.587 millones de pesos-. No fue el único pago que recibió el grupo Socofar, ya que hubo otros $1.161 millones a su firma Oncovida.

Socofar es controlado en un 40% por el grupo Harding, que a través de ICC Farma había presentado una oferta para adquirir seis clínicas y tres centros ambulatorios del grupo Masvida.

Dentro de las múltiples operaciones realizadas entre mayo de 2016 y enero de este año, Radio Bío Bío pudo identificar traspasos por $13.587 millones a Cruz Verde, lo que la convierte en el proveedor que recibió los mayores recursos por la liberación de garantías. En efecto, dicho monto equivale al 15% de todos los pagos realizados. No fue el único pago que recibió el grupo Socofar, ya que hubo otros $ 1.161 millones a su firma Oncovida.

El superintendente Pavlovic aseguró que Cruz Verde recibió un monto tan elevado “básicamente porque es una cadena que tenía un convenio vigente con la isapre para efectos de la dispensación de los medicamentos GES y el uso de los excedentes a través de la farmacia, donde se da que un 90% se usa en farmacias y/o acceso a medicamentos. Por lo tanto, nos parecía importante no arriesgar esa posibilidad de atención de los afiliados”.