Hace un par de semanas, el Intendente Metropolitano, Claudio Orrego, instaló en nuestros temas de conversación y agendas los que él denominó como “guetos verticales”, preguntándose vía Twitter: “¿Dónde está la escala humana?”. Orrego se refería a un mega edificio de Estación Central, comuna sin plan regulador y donde, según él, las inmobiliarias deberían autorregularse.

El debate dejó al descubierto enormes edificaciones donde pueden haber hasta más de 600 departamentos, cuyos residentes aguardan en una fila para subir por ascensor, y un entorno de poca privacidad donde es mejor mantener las cortinas cerradas. Un ejemplo de estos “guetos verticales” es el edificio Alto Las Rejas, ubicado en María Rozas Velásquez #55 (ex Las Rejas Norte). A solo cinco kilómetros de distancia y dentro de la misma comuna, en un terreno abandonado de la Maestranza de San Eugenio, se construirá otro edificio, pero rotundamente distinto.

En esta infografía mostramos algunas comparaciones:

Diseño: Michel Contreras

Como aparece en la infografía, las diferencias son estructurales y totalmente visibles, y queda a la vista cuál de las dos alternativas presenta la escala humana que cuestionaba Claudio Orrego. Pero, además de lo observable, hay una oposición trascendental y estructural: el cómo se instalan en el espacio, qué vienen a solucionar y quién pidió -o no- su construcción.

El proyecto Maestranza San Eugenio, impulsado por el Movimiento de Pobladores Ukamau, impactará la vida de más de dos mil personas que accederán a un nuevo tipo de vivienda social, cuya idea general fue creada por Fernando Castillo Velasco antes de morir.

El Desconcierto conversó con el arquitecto Rodrigo Gertosio, uno de los responsables de que la Villa Frei -con bastantes características en común con el terreno de San Eugenio-, fuese declarada zona típica. Autor del libro “Ciudad Utópica. Villa Frei”, arquitecto de la Universidad Central y con magíster en Hábitat Residencial de la Universidad de Chile, explica las diferencias más radicales: “Son proyectos totalmente diferentes, partiendo por su gestión: Uno es una vivienda que nace a través de la participación y en base a una necesidad real. En cambio, Alto La Rejas es una necesidad impuesta por el mercado. Ahí ya tienes dos visiones totalmente distintas” (sobre el proceso de construcción y origen del proyecto de San Eugenio, lee su historia aquí).

Sobre las áreas verdes y espacios comunes, Gertosio explica que no se tratan solo de un lugar donde un vecino se pueda recostar a descansar y jugar. “El proyecto de la maestranza integra a la comunidad, hay muchos espacios públicos y van a ser ellos mismos quienes a futuro se encarguen de las mejoras y cuidados. El otro edificio es ingobernable porque son casi 600 departamentos. Ahí es más complicado coordinar, por ejemplo los gastos comunes o arreglo de ascensores, ponerlos de acuerdo. Piensa que hay juntas de vecinos de 600 casas, un barrio entero, pero este edificio da para hacer una junta de vecinos por sí sola, no dentro del barrio”.

En estos videos puedes ver la escala y proporción de cada proyecto: