12 años por los delitos de femicidio frustrado, 12 por autor de lesiones graves y gravísimas, y 540 días por violación demorada. En total son más de 26 años de cárcel los que suma Mauricio Ortega, el único imputado en el caso de Nabila Rifo, quien perdió la visión tras el ataque del ahora condenado. Ortega fue hayado culpable el pasado 18 de abril, luego de 23 de días de juicio.

El Tribunal Oral en lo Penal de Coyhaique, compuesto por los magistrados Rolando del Río, Pablo Freire y Mario Reyes, resolvió también que hay prohibición de acercamiento a la víctima, ya sea en su lugar de residencia o trabajo.

Apenas concluida la lectura de la sentencia, en redes sociales celebraron la condena, pues había temor a que la pena fuera mucho menor. También hicieron hincapié en que esto marcará un precedente en los casos de femicidio frustrado y lamentaron que el presidio no sea de por vida.

Así reaccionaron en Twitter: