La Vocalía de Género y Sexualidades (Vogesex) Usach, en conjunto con todas las vocalías y secretarías de género a nivel nacional, diagnosticaron la urgencia de exigir una educación gratuita, laica y no sexista dentro de los diversos espacios de aprendizaje.

Por ello, han trabajado junto a la Comisión de Género Confech una serie de campañas de concientización en la universidad, la creación de una biblioteca de género, el análisis de mallas por carrera y el desarrollo, en la sala 511 de los “Talleres de Introducción a los Estudios de Género y Feminismo” desde abril a mayo.

“Una de las formas que queremos exponer cómo queremos una educación no sexista es que demandamos sentirnos cómodas/os/es en los lugares que nos desenvolvamos sin que nos dialoguen con frases machistas. No queremos que nos ofendan por ser mujeres ni que nos discriminen por ser gay, lesbo, bi, trans y no binarixs. Somos compañerxs y demandamos respeto al momento que nos expresemos”, sentenciaron en la publicación de Facebook.

Después de un llamado abierto para recoger frases machistas que se escuchan frecuentemente en las salas de clases, seleccionaron las más típicas y responden a ellas desde una perspectiva de género, basados en otras campañas, como “YouDon’tSay”, que emergió entre estudiantes de la Universidad de Duke.

Una serie de piezas gráficas muestran las frases y lógicas machistas detectadas, donde se pueden encontrar más de alguna familiar. Por ejemplo: “Esa carrera es de minas/Allá todos son huecos”, “Te acosaron el viernes porque te lo buscaste” o “Cuando esté cura la hago”. Así, invita a una reflexión sobre cómo el lenguaje sigue perpetuando la violencia patriarcal.

“No, esto no es alegar. No, el “humor negro” no es válido para decir lo que queramos. Demandamos dignidad y empatía entre nosotres porque el acoso, la violación y la discriminación no son un chiste para las personas que la han sufrido. No naturalicemos la violencia de género a través del lenguaje y seamos todes partes de la erradicación de estas frases”, argumentan.