Era conocido a nivel continental por cubrir y escribir como nadie el mundo del narcotráfico y el crimen organizado. Ayer, por la tarde, Javier Valdez murió acribillado en Culiacán, capital del estado de Sinaola, México. Estaba cerca de las oficinas de Ríodoce, un semanario fundado por él mismo y desde donde narró la violencia que afecta al país del norte.

Con su muerte, ya van seis periodistas mexicanos asesinados en México. Según Reporteros sin Fronteras (RSF), es el tercer país más peligroso del mundo para ejercer la profesión.

Entre las recientes investigaciones de Valdez se encontraba el mediático Joaquín “El Chapo” Guzmán: Escribió sobre la guerra interna del cartel de Sinaola, que se disputaban el liderazgo de la organización.

En 2011, tras recibir un premio de la Libertad de Prensa, dijo que “en Culiacán, Sinaloa, es peligroso estar vivo y hacer periodismo es caminar sobre una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfico y en el gobierno (…). Uno debe cuidarse de todo y de todos”.

Ser periodista es como formar parte de una lista negra. Ellos van a decidir, aunque tú tengas blindaje y escoltas, el día en que te van a matar”, dijo en el lanzamiento de su último libro, “Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia”.

En marzo pasado, la narcoviolencia cobró la vida de otra destacada periodista mexicana, Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en Chihuahua. Recibió ocho balazos al salir de su casa. Tras el crimen, Valdez publicó en Twitter que “A Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos, si esa es la condena de muerte por reportear este infierno. No al silencio”.

Su muerte fue repudiada transversalmente. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) exigió a las autoridades mexicanas asumir “de una vez sus responsabilidades de investigar, identificar y llevar ante la justicia a los culpables de éste y otros crímenes”.

“Ser periodista en México parece más una sentencia de muerte que una profesión”, dijo por su parte la directora de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum