Chris Cornell era considerado por muchos de sus seguidores como un sobreviviente de la generación del grunge. Por eso, no es de extrañar que el mundo llore hoy al músico, que fue encontrado muerto el pasado miércoles, en la habitación de su hotel tras un concierto de Soundgarden en Detroit.

Hasta ahora, las causas de su muerte son desconocidas, pero su representante Brian Bumbery calificó el hecho como “repentino e inesperado”.

Sin embargo, según consignó 24 Horas, a través de las informaciones de la cadena de televisión WXYZ, la policía lo habría encontrado muerto en el baño del hotel MGM Gran Detroit, donde se hospedaba tras la presentación en el FOX Theatre.

Según dichos de la policía, la esposa de Cornell habría llamado a un amigo para que comprobara si el músico se encontraba bien. En ese momento, su amigo habría obligado a abrir la puerta de la habitación y se encontró con el músico en el piso del daño. Por ahora, los médicos trabajan para determinar la razón de su deceso.

Chris Cornell formó Soundgarden en 1984 y ésta fue una de las bandas fundamentales en el surgimiento del grunge en Seattle, junto a bandas como Nirvana, Pearl Jam y Alice in Chains. El talento del músico muchas veces se vio empañado por su abuso del alcohol y las drogas, además de sus depresiones. Sin embargo, Cornell siempre estuvo ahí para volver a levantarse y se convirtió en la estrella más longeva y respetada del grunge.