Lo que está pasando en Brasil no es tan simple como para entenderlo desde el relato periodístico crudo o las imágenes de televisión. Hay elementos importantes que deben ser considerados para formarse una opinión sobre el panorama político del país. Acá va un resumen de ello:

1. Nunca antes en Brasilia

Lo que pasó en la capital de Brasil en este 24 de mayo es histórico. Una de las ideas que llevó a la construcción de Brasilia, en los años 50, fue mantener al presidente alejado de las grandes metrópolis del país, como São Paulo y Río de Janeiro, donde suelen ocurrir las grandes manifestaciones.

Poner a casi 200 mil personas en las babilónicas avenidas diseñadas por Oscar Niemeyer fue inédito. Por supuesto que los que se manifestaron no son todos gente de Brasilia – de hecho la mayoría son grupos que viajaron desde otros Estados.

2. Marcha no fue contra Temer, fue contra las reformas neoliberales

Pese al escándalo de la semana pasada en que se acusó a Michel Temer por intento de comprar el silencio del diputado Eduardo Cunha, la manifestación de este miércoles no fue en contra de Temer, o mejor dicho, no fue en contra del caso de corrupción que le involucra.

Por supuesto que la protesta apuntó a Temer pero desde su posición como promotor de las reformas laboral y previsional, que son ampliamente rechazadas por la ciudadanía. La reforma laboral está diseñada para disminuir el poder de los sindicatos y facilitar la negociación individual del trabajador con la empresa. La reforma previsional prevé que un trabajador solo podrá jubilarse con su sueldo integral si logra imponer durante 50 años sin lagunas.

La manifestación de este miércoles 24 fue convocada al día siguiente del paro general del 28 de abril, que tuvo gran convocatoria. Por lo tanto, fue programada antes de que se conociera el caso de las escuchas. También se planea desde abril, y los organizadores de la reciente marcha reforzaron la idea ayer, la realización de un paro general de dos días, lo que se pretende hacer en junio, aunque todavía sin una fecha definida.

3. Las organizaciones que marcharon en Brasilia

Hay dos coaliciones que agrupan movimientos sociales distintos y ambos son convocantes de las manifestaciones de este 24M:

-Frente Brasil Popular: incluye al MST (Movimiento Sin Tierra, ligado a la Vía Campesina, lucha por reforma agraria), Asociación de Pastorales Sociales (organizaciones sociales regionales promovidas por la Iglesia Católica), ABGLT (Asociación Brasileña LGBT), FNDC (Foro Nacional por la Democratización de la Comunicación), entre otras organizaciones.

-Frente Pueblo Sin Medo: congrega la CUT, más grande central sindical del país, la UNE (Unión Nacional de los Estudiantes) y la UBES (Unión Brasileña de los Estudiantes Secundarios, el movimiento por la vivienda MTST (Trabajadores Sin Techo), la UBM (Unión Brasileña de Mujeres), la Unegro (Unión de los Negros por la Igualdad) y el Movimiento de Lucha de Villas y Favelas, entre otras.

Las dos coaliciones nacieron en la lucha en contra del golpe de Estado contra Dilma Rousseff en 2016, aunque los mismos movimientos fueron críticos de la agenda de ajustes promovido por la ex-presidenta en el 2015.

También hay que recordar que lo de ayer fue el tercer gran evento realizado por estos movimientos, tras las gigantescas marchas en distintas capitales el día 15 de marzo y el paro general del 28 de abril.

4. Militares rechazaron actuar

Pese a que el presidente Temer firmó un decreto improvisado para dar poderes especiales a las Fuerzas Armadas en contra de manifestaciones como la de este miércoles, el comando del Ejército respondió con una nota diciendo que no había necesidad de actuar mientras la Policía Militar de Brasilia era capaz de lidiar con la situación.

De hecho fue esa policía la responsable por la represión a la manifestación, incluyendo los disparos que produjeron decenas de heridos, algunos de gravedad – no se ha reportado víctimas fatales hasta el momento.

La evaluación política es que los militares evitaron el desgaste de vincularse a un gobierno con alto rechazo y que puede caer en cualquier momento, y terminar contagiado por ese rechazo y posible caída. Los rumores en Brasilia en las últimas horas del 24 de mayo es que el mismo gobierno evaluaba el decreto como un desastre, y estudiaba anularlo.

5. Elecciones generales directas anticipadas

Otra demanda de la marcha fue la renuncia de Temer agregada a la consigna de las “Diretas Já”, es decir, que se convoquen elecciones directas para elegir a su sucesor.

De hecho, en este mismo 24 de mayo, mientras las calles estaban en llamas, dentro del Congreso un grupo de senadores opositores logró avanzar con un proyecto sobre las elecciones en la Comisión de Constitución y Justicia, por lo que se deberá votar la próxima semana. El proyecto es bastante audaz, y podría llevar incluso a que se convoque a elecciones generales, no sólo para presidente sino que también para gobernadores de Estados, diputados y senadores. En la práctica, eso sería la anticipación para este año de las elecciones de 2018.

Sin embargo, grupos que apoyaron el golpe de Estado en 2016 y que ahora dieron la espalda a Temer prefieren el mecanismo de la elección indirecta, es decir, que sólo los diputados y senadores voten para elegir al sucesor de Temer, en el caso de que él pierda su cargo. La súper poderosa cadena televisiva Red Globo es la principal defensora de esa opción.