Como un verdadero especulador inmobiliario se comportó el cuestionado Jared Kushner, el yerno del presidente de Estados Unidos Donald Trump. El esposo de Ivanka Trump utilizó en 2015 un resquicio legal para obtener financiamiento extranjero, destinado para barrios populares, y usarlo para construir un departamento de lujo.

Según reveló hoy The Washington Post, Kushner ahorró millones de dólares con la jugada, que permitió la construcción de un edificio de 50 plantas, ubicado en Nueva Jersey. El yerno presidencial utilizó el programa EB-5, que permite que extranjeros hagan inversiones en Estados Unidos a cambio de cumplir ciertos requisitos.

Son 50 millones de dólares los que recibió Kushner Companies a través del polémico programa, que en teoría está para crear puestos de trabajos en barrios populares. Para acceder al financiamiento, los proyectos deben ubicarse en zonas con altas tasa de desempleo. Lo que hizo la empresa fue ampliar la zona de construcción, incluyendo los barrios más vulnerables de la zona.

Esta no es la primera vez que es cuestionado por sus acciones. De familia rica y con experiencia en el negocio inmobiliario, hace menos de un mes los Kushner tuvieron que pedir disculpas públicas por utilizar la cercanía de Jared con Trump para atraer a inversores chinos.

Kushner acaba de ser incluido en las investigaciones del FBI por sus lazos con Rusia, ya que el año pasado le habría propuesto al embajador ruso en Washington Sergei Kislyak la apertura de un canal seguro y secreto de comunicación entre ambos.