En una entrevista con el sitio POTQ, Gepe profundizó en su nuevo disco “Ciencia Exacta” y particularmente en una de sus canciones que por primera vez trae una crítica social más evidente.

Se trata de “Hasta cuándo con”. El músico confesó que “esa canción respecto a la letra y el estilo me es difícil explicarlo. Lo grabé no más, bien del estómago. Fue de las primeras que hice”.

La letra de la canción es sencilla y dice: “Hasta cuándo con Barcelona/ hasta cuándo con Nueva York/ porque si me quedo en Chile pienso que lo hago mejor”.

Apunta a esa cosa media arribista, al arribismo intelectual onda, ‘allá me voy a salvar’ y al final llegan todos con la cola entre las piernas, me ha tocado verlo”, explicó.

Gepe plantea que “esa idea de que el Primer Mundo te salva y el Tercer Mundo te hunde, me da un poco de… no sé, lo hice no más, no puedo pedir disculpas ni justificar tanto esa canción, pero es muy concreta y muy real. Yo lo siento así”.

“Tampoco es como ‘hueón, Chile es la raja’, tiene que ver con el espíritu de mirar hacia el Primer Mundo. Me cansa. Y no le veo ni un brillo, la verdad“, añadió.

El músico de 35 años admitió que “es una de las canciones más personales que he hecho, en el sentido de que rescata la idea que tengo sobre la música de acá. En ningún caso es nacionalismo ni chauvinismo, no me importa, no estoy ni ahí con la bandera”

“No es como ‘para qué se van, quédense acá’, no, tampoco es eso. Tiene que ver con un arribismo intelectual que me parece una súper debilidad de nosotros los chilenos, pensar que tus problemas se resuelven allá, cuando realmente se agrandan allá”, subrayó.

Gepe también explicó que en sus inicios, su música en Europa era calificada de “World Music” (Música del mundo), “y eso me parecía una estupidez”.

Para el artista, esa designación se debía a que “éramos parte de esta bolsa negra que es el Tercer Mundo cultural“.

Cada vez me motiva menos ir al Primavera Fauna, cada vez me motiva más ir a escuchar cosas, no sé, en la calle acá o en México, en cualquier lado. Me parece culturalmente más interesante. Y más rico. O quizás igual de importante que lo que uno podría ver en otro lado”, concluyó.