Durante la mañana de este jueves, los integrantes de la comunidad mapuche de Temuicuicui convocaron a los medios para dar a conocer su postura, tras el cuestionado allanamiento de Carabineros a una de las escuelas del sector, G-816.

La operación, registrada en videos, provocó que las y los niños que se encontraban presentes resultaran afectados por los gases lacrimógenos, entre la asfixia y el temor por el impresionante contingente de policías.

En el establecimiento se encontraban niñas y niños de todas las edades, de hecho algunos debieron ser trasladados a la posta para recibir atención médica. 

El comunero Jaime Huenchullán denunció también un secuestro y sentenció que presentaran querellas para defender a los integrantes de la comunidad, según informó BioBioChile.

“Vamos a agotar todas las instancias posibles por el allanamiento de nuestra comunidad y el secuestro de un hermano mapuche realizada en el municipio, en el cual el alcalde es partícipe junto a los policías de civil”, sentenció.

En un comunicado público emitido recientemente, los miembros de la comunidad sentenciaron que, desde temprano, varios policías de civil ingresaron a la oficina del Administrador de la Municipalidad de Ercilla, desde donde sacaron a Valeria Millanao Palacio “para llevarla a la bodega de la municipalidad, aquí procedieron bajo intimidación y amenazas a quitarle su teléfono celular para que no tomara contacto con su familia, posteriormente obligarla a entregar información sobre varios miembros y Werken de nuestra comunidad, entre ellos Vania Queipul, Jorge Huenchullan y Karina Millanao Palacio”.

Las amenazas habrían sido concretadas así: “Sabemos que tu eres quien le entrega información de nosotros a tu gente, ahora queremos que nos lleve a la comunidad y nos indique los caminos que conducen a las casas de seguridad que ellos ocupan y nos entregue a todos los que necesitamos, de lo contrario te vamos a quitar a tu hija”. Este interrogatorio duró aproximadamente 1 hora, seguidamente Valeria Millanao logró escapar de la bodega y dirigirse a la comunidad donde relató lo sucedido“, contaron.

En paralelo, Fuerzas Especiales y el GOPE de Carabineros realizó un violento allanamiento a la comunidad.

“Este allanamiento produjo su mayor tensión en la escuela de la comunidad, donde los niños permanecían en sus salas de clase y se realizaba una ronda médica en la posta. Los niños de la escuela, al ver la gigantesca presencia de Carabineros, lloraban y gritaban de temor, mientras tanto ellos lanzaba gases lacrimógenos que llegaban a la escuela, producto de estos se produjeron varios niños desmayado y principio de asfixia”, describieron.

Los comuneros culpan del secuestro de Millanao al alcalde de Ercilla, José Vilugrón Martínez, al director de Desarrollo Comunitaria y a la secretaria municipal, sentenciando que fue “un ilícito que produjo en nuestra hermana graves daños sicológicos, puesto a que la amenazaron con quitarle a su pequeña hija de 1 año”.

Por último, sentenciaron que “rechazamos tajantemente la nueva intervención violenta que realizara las policías represivas a nuestro territorio, que nuevamente daña física y sicológicamente a nuestra gente”.