Este viernes 16 de junio se cumplen siete días desde que los mineros Jorge Sánchez (26) y Enrique Ojeda (34) quedaron atrapados en el yacimiento Delia II de la minera Cerro Bayo, en la comuna de Chile Chico (región de Aysén).

El accidente se produjo el viernes 9 de junio en la madrugada debido a una inundación en la mina –operada por la compañía canadiense Mandalay Resources–, cuando los dos operarios manipulaban maquinaria pesada en su interior. La fisura en una losa de 40 metros de espesor hizo que un caudal de agua y barro proveniente de la Laguna Verde, que se encuentra contigua a la mina, ingresara a los túneles con violencia y la inundara casi por completo.

Los dos hombres se encontraban trabajando en el nivel 55, el más profundo de la mina y a unos 20 metros de un refugio donde hay provisiones para 15 personas por 18 días, y si bien no se ha podido establecer contacto con ellos, la esperanza de las autoridades es que hayan acudido al lugar dispuesto.

Labores de rescate

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) confirmó la presencia de agua dentro de la mina y estimó que “desde la superficie hasta el punto donde se encontrarían los trabajadores, existen 250 metros de profundidad en línea recta, mientras que el recorrido por las galerías abarca una distancia de 1.900 metros”.

La mina Delia II se encuentra contigua a la Laguna Verde y se piensa que la presencia del agua de su caudal en el primer nivel de la yacimiento provocó un reblandecimiento del terreno (y la fisura de la losa mencionada), lo que generó el fenómeno de subsidencia, que es el hundimiento de la tierra debido al colapso de las galerías generadas para la extracción de minerales. De este modo, el agua ingresó en el pique y lo inundó casi por completo. “La laguna es muy grande y después de la inundación su caudal disminuyó en alrededor de un metro de altura. Para que dimensiones la cantidad de agua que entró”, explica Ariel Keim, dirigiente del Sindicato de Trabajadores de la mina Cerro Bayo y Consejero Regional por Aysén.

Los trabajos que se están realizando para el rescate están divididos en tres áreas: búsqueda de la fisura por donde ingresó el agua; la construcción de un dique de 120 metros que impida que la laguna siga filtrando agua a la mina; y labores de sondaje. En el caso del último, pese a que el primer intento no tuvo éxito, se realizó un segundo sondaje para intentar tomar contacto con los trabajadores, sin resultados. Además, se está realizando un trasvasije de agua para poder secar el sector donde estarían los mineros.

Keim se mostró contrario a la construcción del dique de contención: “no podemos arriesgarnos a hacer un muro en un fondo que está inestable”. Además agregó que se le ha señalado a la empresa que -desde la perspectiva de los trabajadores- no es esa la solución, indicando que “nosotros estamos planteando que hay que desaguar la laguna. Hay una laguna que está a un nivel inferior, a no más de 200 metros, y hay que hacer un canal directo y depositar el agua de la laguna (verde) en la laguna que está al lado”, consignó el Diario de Aysén.

En un comienzo se comparó el accidente con lo sucedido en 2010 en la mina San José, sin embargo se ha recalcado que la presencia de agua ha dificultado el rescate. “Aquí no es fácil, estamos en una zona de relleno del orden del 40 a 50 metros de sedimentos, que hace que los sondajes pierdan la dirección. Este es un trabajo milimétrico, pero se están haciendo todos los esfuerzos”, dijo el geólogo Felipe Matthews a La Tercera.

El pasado miércoles un centenar de personas, entre residentes y visitantes, realizaron una marcha de apoyo a los mineros atrapados y demandaron mayor agilidad en el proceso de rescate. Sin embargo, el frente de nevazón que afecta a la zona ha complicado las labores. El Comité Técnico Intersectorial que monitorea el rescate de los dos mineros se reunió en las dependencias de la Onemi en Coyhaique y se informó que las faenas de rescate no se han paralizado y que operaron con normalidad durante toda la jornada de ayer. 

Incidente entre familiares y ministra de Minería

Durante esta semana de labores, el ambiente ha estado marcado por la preocupación e incertidumbre por parte de los familiares de los mineros y las críticas con respecto a la lentitud de las tareas. “Quiero señalar que la responsabilidad de la empresa tiene que asumirse, es muy importante la velocidad en la toma de decisiones y en eso seremos drásticos en que se tomen todas las acciones necesarias para avanzar en este tema, que no es menor”, sentenció la ministra de Minería, Aurora Williams.

Sin embargo, los dichos de la ministra no calmaron los ánimos y, en una reunión realizada anoche con los familiares y vecinos, fue duramente encarada. En medio de la discusión, una funcionaria acusó no haber visto a nadie trabajando en el dique, y ante los dichos, el director nacional del Sernageomin, Mario Pereira, sacó la voz para asegurar que efectivamente habían personas trabajando. “Yo tampoco la vi a usted”, respondió Pereira a la mujer.

Sus dichos caldearon aún más los ánimos, debiendo abandonar la reunión luego que el dirigente Ariel Keim golpeara la mesa, echándolo del lugar.

“¡Esta es mi casa y tú no nos puedes tratar así aquí, así que mándate a cambiar!”, le espetó, señalándole la puerta, por donde Pereira debió salir para intentar bajar la tensión la situación. El propio dirigente también emplazó a la ministra a irse, pero de regreso a Santiago. “Si para mañana no hay solución, le aconsejo que se deje de gastar plata y cómprese un pasaje y devuélvase a Santiago”, le enrostró, consignó Bio Bio.

Estado de excepción en la zona

Anoche el gobierno anunció que decretará estado de excepción constitucional para Chile Chico, con el fin de implementar nuevas medidas para el rescate de los mineros que se encuentran atrapados hace una semana en el yacimiento Delia II, Región de Aysén.

“Hemos hecho un esfuerzo muy importante con la propia empresa, pero como ya llevamos siete días necesitamos reforzar la participación del conjunto de las instituciones del Estado para ver cómo poder avanzar más rápido con los trabajos que se están haciendo”, explicó el ministro del Interior (s), Mahmud Aleuy.

La medida permitirá implementar nuevas estrategias de búsqueda, la que hasta ahora ha estado a cargo de la empresa responsable de los trabajadores y bajo el control de las autoridades de Gobierno. De este modo, Aleuy indicó que a contar de este viernes personal militar se constituirá en la zona, para tomar el control de la situación.