El lunes pasado, la comisión investigadora Sename II afirmó tajantemente que la ex ministra Javiera Blanco actuó con una “negligencia inexcusable” en la crisis del organismo de menores.

Ese hecho terminaría retrasando el proyecto de aborto en 3 causales, uno de los más emblemáticos del gobierno de la Nueva Mayoría. El senador independiente Pedro Araya, pareja de Javiera Blanco, entrampó el trámite legislativo reflotando el tema de la objeción de conciencia, de mano de la Democracia Cristiana, según consigna Cooperativa.

Tras criticar duramente el informe contra Blanco -“se le imputan muchas cosas que ni siquiera cuando ella era ministra ocurrieron”, dijo- Araya repuso una serie de indicaciones que habían sido rechazadas antes en la Comisión de Salud, como la objeción de conciencia y cómo operar en la causal de violación.

El gobierno ha propuesta que solo el médico jefe pueda objetar un aborto, mientras que la oposición ha insistido en que se extienda a las instituciones en su totalidad.

El proyecto debía votarse el lunes por la tarde, pero la sesión fue suspendida. Oficialmente se dijo que senadores pidieron asistir a los funerales de la hermana de Sebastián Piñera, fallecida el fin de semana. Entre los pasillos del Congreso se comentaba el enojo de Araya y algunos DC por el informe Sename II. Cuando volvió a discutirse el martes, el senador independiente presentó las indicaciones.

“Estas cosas tienen que avanzar por carriles separados. Y si existe una relación familiar o amorosa entre personas involucradas, no puede significar nada al momento de la votación política. La DC ha comprometido su apoyo en materia de aborto”, dijo la diputada comunista Camila Vallejo, quien participó y aprobó el informe de la comisión Sename II.

Según cita Emol, en el Congreso califican la posición de Araya como “una pasada de factura” a la Nueva Mayoría. Además, el senador ha asegurado que no hay apuro en aprobar el proyecto, a diferencia de la postura del gobierno. “No se puede apurar sólo porque el Tribunal Constitucional tendrá un nuevo presidente”, dijo en entrevista con El Mercurio de Valparaíso aludiendo a que Carlos Carmona dejará pronto el organismo.

“Lo que nosotros hemos señalado siempre es que este proyecto de ley deberá discutirse en la comisión de Constitución los tiempos que sean necesarios”, agregó Araya.

En paralelo, desde la Democracia Cristiana también se ha condicionado el apoyo al proyecto. En el tradicional almuerzo de bancada de los martes, con la presencia de Araya y de la candidata presidencial Carolina Goic, se acordó no comprometer el apoyo de la falange sin que se cumplan ciertas condiciones. “Hemos acordado que efectivamente se tiene que consagrar la ‘objeción de conciencia’, no solo para los médicos, sino que también para el personal que trabaja con los médicos (…), salvo obviamente cuando hay peligro de la vida de la madre”, dijo  a La Tercera el senador Patricio Walker.

Fuera del punto de la objeción, en la bancada existe molestia con el gobierno por la votación de los gobernadores regionales.

Hoy se volverá a discutir la iniciativa. Al no haber acuerdos para que se vote, desde ya se vislumbra que el aborto en tres causales seguirá entrampado en el Congreso, considerando que la próxima semana es distrital y todavía tiene que pasar por la comisión de Hacienda antes de que pase a Sala.