Hoy se cumplen dos semanas desde el accidente minero que dejó bajo tierra a dos mineros en Chile Chico y las noticias durante los últimos días no han sido alentadoras. Luego de que se conociera que la mina está inundada con agua y lodo, las autoridades descartaron que los dos hombres sigan con vida.

De este modo, existe gran preocupación entre los trabajadores de la empresa minera Cerro Bayo, ya que se ha planteado la posibilidad de que la búsqueda se suspenda, y por otra, su futuro laboral es absolutamente incierto.

Ariel Keim, secretario del sindicato de los trabajadores de la minera Cerro Bayo, comentó que la compañía les habría indicado que los recursos se estarían agotando y que se están quedando sin posibilidades de sostener las labores para encontrar a Jorge Sánchez (26) y Enrique Ojeda (34), según consigna La Tercera.

“Ayer por la tarde tuvimos una reunión y no fue mucho lo que informó la empresa, ellos informaban que la empresa está quedando sin recursos. Dieron a entender que dentro de los próximos días la búsqueda se podría suspender porque no tienen recursos para mantenerlas”, sostuvo.

Dado que el gobierno tomó la determinación de decretar Estado de Excepción, los trabajadores afirman que ellos tienen que asumir todo lo que sea necesario para que el rescate no se detenga. “No se le ha tomado la seriedad ni el peso a la situación. Una vez que se encuentra agua, la intensidad de la búsqueda baja y hoy vemos que incluso se habla de retirar y suspender la búsqueda aun cuando nosotros pedimos que esta continúe hasta las últimas instancias”, agregó.

Ariel Keim afirma además que, si bien hoy están centrados en encontrar a sus compañeros, no desconocen que el futuro para ellos se ve un tanto complejo.

“Estamos muy preocupados. Más allá de la emergencia, el escenario es incierto, nosotros estamos iniciando el proceso de negociación colectiva la próxima semana y ahora con esto no sabemos lo que pueda pasar, porque antes de ese proceso no sabemos si nos podrían despedir. Estamos consultando con nuestros abogados”, sinceró.

Keim contó que dado el monto que la compañía ha invertido en los trabajos, los despidos serían un claro mecanismo que podrían evaluar, pues como ya les habrían comunicado, el dinero se estaría agotando.

Emplazamiento a Bachelet y marcha de familiares

Durante estas dos semanas de labores, el ambiente ha estado marcado por la incertidumbre por parte de los familiares de los mineros y las críticas con respecto a la lentitud de las tareas. Luego de días de silencio, la madre de Jorge Sánchez, Guadalupe Martínez, decidió alzar la voz para que la minera no detenga las labores, y emplazó a Michelle Bachelet a viajar a Chile Chico.

“La empresa nos mandó a freír monos a otra parte, nos dijeron que ya no podían hacer nada, que se habían movido por todos lados. Mi nuera está sufriendo por su niñito, lo único que quiere es que traigan a su marido vivo o muerto, como salga, pero ahora nos están diciendo que no, que no hay ninguna posibilidad”, señala la mamá de Jorge. “Yo le digo a la señora Presidenta que se acerque y que venga a Chile Chico, como madre, y que nos dé una explicación. Nos dijeron que se demorarían tres años en desaguar esa mina, imagínese, ¡tres años para que saquen a mi hijo de donde está! Ya no sé qué hacer, no duermo, es una impotencia tremenda”, agregó.

En tanto, la comunidad de Chile Chico ha seguido atenta esta emergencia, han mantenido su apoyo hacia los trabajadores y también su intranquilidad. No  tienen la información clara de los que está sucediendo y también claman por poder rescatar a los funcionarios.

Por eso, la familia, el sindicato y los vecinos de la ciudad organizaron una marcha pacífica para el domingo a las 15.00 y que esperan que se replique en todo el país. Ese día, además, es el cumpleaños numero 27 de Jorge, a quien la comunidad asegura no dejará bajo tierra junto a su compañero Enrique. “Queremos que las cosas se agilicen y nos preocupa que el estado de excepción que iba a agilizar la búsqueda no ha sido así”.