El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió en la Casa Blanca al mandatario de Corea del Sur, Moon Jae-in.

En la ocasión, el republicano se refirió a la relación del país que lidera con Corea del Norte y sostuvo que “la era de la paciencia estratégica con el régimen de Corea del Norte ha fracasado, y francamente esa paciencia se acabó”. 

Trump recibió este viernes al presidente de Corea del Sur para una reunión cuya agenda estaba en gran parte dedicada a discutir las tensiones con Corea del Norte a raíz de sus ensayos de misiles y la continuidad de su programa nuclear.

Sus declaraciones fueron la última señal de que el mandatario está cada vez más frustrado con la falta de avances en la contención de los programas nucleares y de misiles balísticos de Corea del Norte, que los principales funcionarios estadounidenses han observado con creciente preocupación en los últimos meses, según consigna CNN.

De hecho, la visita del presidente surcoreano a la Casa Blanca se produjo después de que Trump aprobara una serie de medidas diseñadas para aumentar la presión sobre Corea del Norte, y enviar señales a China sobre la disminución de la paciencia de Estados Unidos.

Trump dijo que “se requiere una respuesta decidida” con el armamento nuclear desarrollado por Pyongyang, consigna El País.

“El dictador norcoreano no tiene consideración por la seguridad de su gente, sus vecinos y no tiene respeto por la vida humana, eso lo ha probado una y otra vez“, enfatizó el mandatario.

Por su parte, el jefe de Estado surcoreano explicó que coordinarán entre ambos países políticas de sanciones y diálogos para solucionar “el problema nuclear norcoreano”.