Diferentes organizaciones sindicales brasileñas permanecen en huelga general este viernes en las principales ciudades del país, como medida de protesta hacia las políticas impuestas por el presidente de facto, Michel Temer.

Este viernes, el principal motivo de protesta es el rechazo a la reforma laboral, ley que se encuentra en espera de aprobación por parte del Senado Federal.

Los manifestantes además exigen la renuncia del mandatario, quien es acusado de corrupción pasiva, debido a una denuncia por parte de los directivos de la empresa JBS, quienes aseguran que sobornan a Temer desde 2010.

A la huelga se han adherido diversos sectores de la sociedad, especialmente los trabajadores de las refinerías, de las plataformas de explotación y de los centros de distribución de la petrolera estatal, Petrobras, según consigna TeleSur.

Los manifestantes bloquearon por la mañana el acceso al aeropuerto de Congonhas de Sao Paulo y al aeropuerto internacional de Rio y en el centro de Sao Paulo, la capital económica del país, la policía dispersó con bombas de estruendo a manifestantes que habían cerrado varias calles del centro de la ciudad.

En Rio, barricadas con incendios de neumáticos provocaron decenas de kilómetros de embotellamientos, sobre todo a lo largo de Avenida Brasil, la principal vía de acceso a la ciudad, aunque las intervenciones policiales levantaron los bloqueos, consigna 24horas.

La reforma “trabalhista” llega en un contexto en el que la economía del país se encuentra en una fuerte recesión, el nivel de la inflación es alto y el número de desempleados es cada vez mayor, la tasa de desocupación alcanza 14 millones 200 mil desempleados entre enero y marzo de este año.

Entre los puntos principales que contempla se encuentra una Reforma del Sistema de Previsión Social –que aumenta la edad mínima de jubilación a 65 años e iguala la edad entre hombres y mujeres, y entre trabajadores de campo y de ciudad–, congelamiento de los concursos de los servidores públicos, “flexibilidad” de la jornada de trabajo y tercerización (o subcontratación) de los servicios de una empresa.

João Luiz Oro, presidente de la Central Única de Trabajadores (CUT) afirmó que la huelga general es la única alternativa que tienen los trabajadores actualmente. “El gobierno del golpe del miedo y el Congreso debe pagar la factura con los banqueros y hombres de negocios, que están presionando para conseguir la factura del golpe. Ellos quieren terminar bien, rasgando las leyes laborales, la externalización de todos los trabajadores y volver al período de la esclavitud “, consigna el mismo medio.