Durante este viernes, el parlamento alemán aprobó la iniciativa que legaliza el matrimonio entre personas de un mismo sexo, pese al voto en contra de la canciller Angela Merkel.

De hecho, la propuesta legal establece que, en adelante, el matrimonio podrá ser contraído “por dos personas de sexo diferente o del mismo sexo”.

Según consigna La Tercera, el proyecto fue aprobado por una mayoría de 393 diputados, pertenecientes a los tres partidos de izquierda representados en la cámara baja del Parlamento -izquierda radical, ecologistas y socialdemócratas- además del apoyo de algunos diputados de la familia conservadora de Angela Merkel.

Sin embargo, 226 de un total de 310 conservadores se pronunciaron en contra del matrimonio igualitario. Merkel explicó su voto en contra: “Para mí, el matrimonio es, según nuestra Constitución, una unión entre un hombre y una mujer, es por ello que he votado contra el proyecto de ley”.

De esta manera, Alemania pasa a formar parte del total de 20 países occidentales que ya legalizaron el matrimonio entre parejas del mismo sexo y es el número 24 del mundo en unirse a esta iniciativa. La nueva ley debe ser ratificada por la Cámara Alta del Parlamento alemán y se espera que entre en rigor antes de que termine el año. Además, la iniciativa concederá a las parejas homosexuales la posibilidad de adoptar.