Una agitada jornada han tenido las cuentas de Twitter de Beatriz Sánchez y del Movilh de cara a la marcha oficial por el Orgullo LGBTI.

Desde muy temprano, en la red social se comenzó a denunciar que habían candidatos presidenciales, que supuestamente apoyaban las causas de reivindicación gay, pero que no habían respondido a su invitación a ser oradores en la marcha.

Poco a poco comenzó a revelar que Carolina Goic, Marco Enríquez-Ominami, Felipe Kast, Alejandro Guillier y Alberto Mayol habían confirmado su presencia. Sin embargo, una seguidilla de tweets comenzaron a sembrar las dudas por la presencia de Beatriz Sánchez.

“De los candidatos que dicen apoyar a LGBTI, la única que no firmó acuerdo ni respondió invitación a Marcha del Orgullo es Beatriz Sánchez”, acusó la organización y luego cuestionó: “¿Feminista?”.

En 15 minutos, la periodista respondió a la acusación y sostuvo que “no solo voy a la marcha, también convoco a que seamos miles apoyando las demandas que no tienen dueño“.

Pero el Movilh volvió a la carga y subrayó que “una buena presidenciable dialoga y respeta a todo movimiento social y dialoga con ellos en igualdad de condiciones, ¿Entiende Beatriz Sánchez?”.

La precandidata presidencial del Frente Amplio no volvió a contestar en Twitter y todo parecía una nueva polémica tras haber tildado de “totalitario” el Gobierno de Salvador Allende en una entrevista.

Sin embargo, tres horas después, el Movilh anunció que “candidata presidencial Beatriz Sánchez en minutos habla” y sentenció: “Conflicto superado”.