La fiscal Macarena Cañas, a cargo de la arista de las irregularidades en el uso de gastos reservados en Carabineros, solicitó a fines de mayo una serie de documentos a la institución que la ayudarían a descifrar el uso que se utilizó con el dinero, en el marco del mega fraude que ya supera los 25 mil millones de pesos, conocido como Pacogate.

Y de seguro se sorprendió con la respuesta oficial de Carabineros: Los documentos fueron incinerados.

La información la publica hoy The Clinic, que tuvo acceso a las diligencias que solicitó Cañas. La fiscal pidió específicamente información relativa a la Dirección de Finanzas, de Personal y el Departamento IV de Carabineros. La intención era averiguar el uso a los gastos resservados en la institución durante el período 2007-2017, con documentos como minutas enviadas al director general, copias del libro de registro de visitas, detalle total de los fastos reservados, rendición de estos, balances mensuales, conciliaciones bancarias, libros mayores y otros.

Carabineros respondió que no era posible entregar la mayoría de dichos documentos por tres razones: Porque se encuentra dentro de los computadores incautados por la Fiscalía, por no tener respaldos y, la más increíble, porque muchos de dichos documentos fueron quemados “por haber cumplido el plazo de pertenencia en el archivo”, dice el reportaje.