Una bebé de 11 meses sufrió una intoxicación por ingesta de cocaína, éxtasis, metanfetaminas y anfetaminas en el departamento de Maldonado, Uruguay.

Los padres del menor, de nacionalidad argentina, fueron imputados por “omisión a los deberes inherentes a la patria potestad y la tutela de los hijos”.

Según Página 12, el juez uruguayo Gerardo Fogliaccio remitió todos los antecedentes a los Tribunales de Familia de Argentina y ordenó que la pequeña sea entregada a su abuela para que pueda regresar a su país.

El matrimonio, integrado por un hombre de 48 años y su esposa de 25, llegaron de vacaciones a Punta del Este y uno de esos días llegaron con la bebé en brazos al sanatorio Cantegril, con un cuadro agudo de intoxicación.

Los padres primero manifestaron que tuvieron una fiesta, donde se produjo una ingesta masiva de estupefacientes. Sin embargo, su versión comenzó a cambiar, negaron la fiesta y precisaron que las drogas fueron abandonadas por obreros del lugar.

Los médicos que la atendieron no descartaron secuelas psicológicas de la menor.