Cientos de miles de manifestantes se reunieron este domingo en Estambul en el cierre de la caminata pro democracia que durante 25 días recorrió 400 kilómetros, encabezada por el líder turco Kemal Kilicdaroglu, en la que los participantes pidieron poner fin al estado de emergencia y una reversión de la purga tras el fallido golpe de Estado.

“Caminamos por una Justicia que no existe”, dijo Kilicdaroglu ante la multitud. “Caminamos por todos los funcionarios despedidos injustamente por decreto… caminamos porque estamos en contra de un régimen de un solo hombre“, agregó en referencia al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Los asistentes respondieron al canto de “Derechos, Ley y Justicia”, el principal eslogan de la marcha.

Kilicdaroglu, líder de la formación de centro izquierda Partido Republicano del Pueblo (CHP), comenzó en Ankara su “marcha por la Justicia” el pasado 15 de junio hacia Estambul, el lugar donde se encuentra la cárcel en la que está internado su compañero y diputado del CHP, Enis Berberoglu, condenado a 25 años de cárcel por filtrar a la prensa un vídeo que demostraría que el Gobierno turco envió armas a los rebeldes sirios de forma ilegal.

La oposición afirmó que más de 1,5 millones de personas acudieron al barrio de Maltepe, en Estambul, en apoyo a la movilización. Unos 15.000 policías fueron desplegados en el lugar, informó CNN Turk en base a información de las autoridades.

El gobierno turco responsabiliza al clérigo Fethulla Gülen, residente en Estados Unidos, de la intentona golpista de un año atrás. Desde entonces ha sido implacable con los presuntos seguidores de este clérigo, que en el pasado fue aliado de Erdogan.

En su discurso, Kilicdaroglu pidió que los académicos y funcionarios desplazados por sus presuntos vínculos con Gülen puedan regresar a sus empleos. También demandó la liberación de los periodistas encarcelados y llamó “ilegítimo” al reciente referéndum para ampliar los poderes presidenciales.

Detenciones en la universidad

Este lunes las autoridades turcas detuvieron a 42 trabajadores de dos universidades por su presunta vinculación con el movimiento del clérigo Fethullah Güllen. Entre los detenidos figura el politólogo Koray Caliskan, profesor de la universidad Bogazici y columnista en el diario izquierdista “Birgün”.

En la universidad de Medeniyet fueron detenidos 19 profesores de la facultad de Medicina. La fiscalía ordenó en total la detención de 72 trabajadores de universidad.

Tanto el primer ministro turco Binali Yildirim como el presidente Erdogan acusaron a Kilicdaroglu y a sus seguidores de estar cooperando con organizaciones terrororistas. El líder del CHP aseguró en varias ocasiones que no se va a dejar provocar.