La Alameda, a la altura de la Plaza de la Ciudadanía, era un verdadero campo de batalla. A las 9 de la mañana de este lunes el polémico “Bus de la Libertad” comenzó su recorrido por las calles de Santiago, con el fin de transmitir un mensaje directo en contra de la identidad de género de niñas, niños y adolescentes.

Esto provocó que grupos por LGBTIQ+ se instalaran en la principal arteria de la capital para protestar contra el homofóbico vehículo. Al mismo tiempo, la reacción evangélica y conservadora se hizo presente en el lugar para defender al bus que representa sus creencias.

La prensa no tardó en llegar al lugar, haciendo que ambos bandos debatieran frente a las cámaras. Un reportero de Mucho Gusto de Mega le preguntó a los pro bus qué es la ideología de género, lo que dio pie para que una señora dijera que eso hace que “la gente se sienta un animal” y que un hombre de cincuenta y tantos años “se creía una niña de 6 años”. Dicho esto, y vaya paradoja, citó tanto a la Biblia como a la ciencia como respaldo para sus argumentos: “La Biblia es la palabra de dios y dice que dios creó un hombre y una mujer, y eso es científicamente comprobable”:

Otra señora insistía en que las diversidades sexuales buscan imponerle todo a las personas y sus hijos, por lo que el panel de Mucho Gusto le pidió que defina lo que es la ideología de género, ante lo cual se complicó:

La discusión y el debate llevaron rápidamente a la reyerta y a los encontrones entre ambos grupos:

Uno a quienes los conservadores le dieron especial énfasis fue a Rolando Jiménez, el icónico dirigente del Movilh, a quien lo acusaron de “terrorista” y “pedófilo”:

La policía finalmente intervinó y disolvió ambas manifestaciones: