Lo de Roger Federer es increíble. Con 35 años, y tras estar sin jugar por seis meses a causa de una lesión, el suizo está al nivel de sus mejores años.

En cuartos de final de Wimbledon, uno de los cuatro Grand Slams del año, Federer dio cuenta del canadiense Milos Raonic (7°) por un inapelable de 6-4, 6-2 y 7-6(4), metiéndose así en la ronda de los cuatro mejores del césped de All England.

El ex N°1 del mundo barrió con Raonic en la cancha, el mismo que un año antes lo había vencido en la misma ronda del mismo torneo, luciéndose con puntos dignos de su mejor repertorio. Además, “FedEx” ha arrasado con todos sus rivales en el pasto londinense: no ha cedido siquiera un set.

Ahora en semifinales, Roger se enfrentará ante el checo Tomas Berdych (14°) en busca de un lugar en la gran definición del domingo, en la que, de ganar pasado mañana, se medirá ante el estadounidense Sam Querrey o el croata Marin Cilic, dos sorpresivos semifinalistas que buscan jugar por primera vez la final del tercer Grand Slam del año.

Los otros dos grandes favoritos al título, el local Andy Murray (actual N°1 del orbe) y Novak Djokovic (campeón defensor) fueron eliminados justamente por Sam Querrey y Tomás Berdych. Por lo mismo, está todo dado para que el gran año de Federer – quien el primer semestre conquistó el Abierto de Australia- continué con el 19° Grand Slam de su carrera.

Este punto fue increíble:

El punto con el que ganó el partido:

Las mejores jugadas del match: