Organizaciones de comunidades afectadas por los impactos sociales, ambientales y económicos de la minería en Chile se manifestaron la jornada del martes en contra de la Cumbre “Investing in Latam Mining”, que congrega a los principales inversionistas mineros de la región durante el 11 y 12 de julio en el Hotel Sheraton en Santiago.

Bajo la consigna “Minería invirtiendo en saqueo, despojo y contaminación”, los representantes de comunidades del norte, centro y sur del país, junto al Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA) y el Observatorio de Conflictos Mineros de América (OCMAL), protestaron contra el evento que busca promover y posicionar el país como destino de la inversión minera.

Los organizadores critican que el país se mantiene “anclado en el modelo más clásico del extractivismo” y que refuerza la actividad minera “a pesar de la gran cantidad de investigaciones y estudios que evidencian el impacto de la contaminación y la relación entre la emisión de gases de la minería con el calentamiento global”.

“Es un gesto completamente contradictorio con las grandes reflexiones que estamos haciendo respecto de la mega crisis ambiental y ecológica que vivimos”, criticó Francisca Fernández, del Movimiento por el Agua y los Territorios.

La fecha de realización de la cumbre coincidió con la celebración de los 46 años de la renacionalización del cobre durante el gobierno de Salvador Allende. Lucio Cuenca, integrante del OLCA, afirmó que “es una provocación haber elegido esta fecha para tan infame evento”.

Cuenca acusó que, a través de esta cumbre, “la ministra Aurora Williams dará inicio a una suerte de subasta” del territorio nacional en pro de proyectos que incluyen “altos índices de conflicto en cada localidad en que se instalan, contaminación atmosférica, de suelo y agua”.

Como ejemplo, los participantes mencionaron el caso de la Cuenca del Salar de Atacama, que se ha visto dañada por los efectos de la minería del litio. “El norte grande ha sido considerado históricamente una zona de sacrificio que ha afectado a las comunidades indígenas”, afirmó Ramón Balcazar, de la Agrupación Defensa del Salar de Atacama.

En tanto, Esperanza Álvarez, integrante de Putaendo Resiste denunció que la calidad del agua de toda la región de Valparaíso está amenazada ante los sondajes realizados por la compañía Minera Vizcachitas Holding, que busca realizar explotaciones mineras en el sector de Los Patos, en Putando. “Con este proyecto, se quiere aniquilar miles de millones de toneladas no solo de tierra, sino de flora de fauna, de cerros”.

En este link puedes leer la declaración pública que emitieron los organizadores y el listado de más de 70 organizaciones que adhiere a ella.