25 mil euros, es decir, casi 19 millones de pesos es la cantidad que la compañía aérea española Iberia tendrá que pagar por discriminar a las mujeres en sus procesos de selección de personal, al requerirles un test de embarazo.

La denuncia fue interpuesta por una joven española que, tras superar un primer cuestionario online, se presentó a una entrevista personal para el puesto de administrativa de tierra en el aeropuerto de Menorca (España).

Según informa el Diario de Mallorca, luego de la reunión cara a cara, le pidieron que acudiera a un centro de salud para realizarse varios exámenes médicos, donde coincidió con otros aspirantes. Allí le preguntaron, entre otras cosas, por la fecha de su última menstruación y le entregaron un papel en el que debía autorizar que se le realizaran varias pruebas para determinar si consumía sustancias tóxicas y si estaba embarazada: “No sólo me pedían pruebas de embarazo; incluso me preguntaron la fecha de mi última regla”, sentencia Bärbel Espín, la denunciante.

La joven rechazó someterse a las pruebas de embarazo y, ante su negativa, fue advertida de que si no lo hacía quedaría fuera del proceso de selección. Sin embargo, decidió mantenerse firme en su decisión y denunció la práctica discriminatoria ante Inspección de Trabajo de España, que ahora le ha dado la razón.

Espín lo tiene claro y asegura que su futuro laboral “no puede depender de si estoy embarazadas o no”.

Iberia acata: suprime pruebas y paga

La compañía aérea reconoció ante la instancia fiscalizadora que el test de embarazo es obligatorio para todas las aspirantes, pero con la sentencia de la Inspección este requisito tendrá que dejar de solicitarse. De hecho, la empresa ha optado por suprimirlas y pagar la sanción.

En un comunicado, la aerolínea justifica las pruebas médicas por motivos de seguridad, apuntando que sólo así se puede proteger a las trabajadores que estuvieran embarazadas y aplicar los protocolos de prevención de riesgos laborales.