Desde hace un mes y medio, Juana Poblete Silva vive con la hermana de Lisette Villa, la niña que falleció en un centro del Sename en 2016. La pequeña de 11 años retornó a su casa en Til-Til.

Según consigna El Mercurio, durante el próximo 3 de agosto, el Tribunal de Familia de Colina resolverá si es definitivo o si la niña deberá regresar al centro del que salió o a otro nuevo. Para su madre, es importante que ella no tenga la misma suerte que la fallecida Lissette: “No quiero que algo tan horroroso le suceda a mi otra hijita”, admite.

“Tengo miedo, pero en el miedo aparece la esperanza; yo sé que Dios nos va a ayudar. Le rezo a mi Lissette para que proteja a su hermana”, agrega.

La niña llegó primero al centro Galvarino del Sename, por donde también pasó Lissette. Luego estuvo en un hogar de María Ayuda en Maipú y después fue enviada al Centro Arica del Hogar de Cristo.

El abogado de Juana Poblete, Sebastián Lafaurie, sentencia que “recién en 2016 nos enteramos de que ella fue abusada en 2014 por un nochero. Dos años sin informarle nada a la madre. Lo supimos por un psicólogo que era parte de un programa de reparación para casos como estos. La institución hizo una denuncia al Ministerio Público, pero no prosperó. Se sabe hasta la identidad del sujeto. No se prestó ayuda jurídica a la menor para que el caso fuera investigado”.

Su madre asegura que la niña ha cambiado desde que regresó a su hogar: “A mi niña le cambió hasta la cara llegando aquí. Es otra. Está feliz y se me pega como lapa; quiere estar conmigo todo el día. Para mí es como si tuviera un ángel”.