En las próximas semanas, el Tribunal Constitucional tendrá que decidir sobre el requerimiento presentado por Chile Vamos que busca impedir la promulgación del proyecto de despenalización del aborto en tres causales.

El proyecto se encuentra en una etapa decisiva. Luego de ser promulgado por el Senado el pasado miércoles 19 de julio, la iniciativa no alcanzó el quórum en la Cámara de Diputados para que se aprobaran las modificaciones que introdujeron los senadores, y ahora se encuentra a la espera de ser revisada por una Comisión Mixta integrada por cinco diputados y cinco senadores, la cual se constituirá durante este martes.

También se espera que para esta jornada los senadores de Chile Vamos presentarán su requerimiento ante el Tribunal Constitucional y el jueves se sumarán los diputados de ese conglomerado. Ante este escenario, en el ente judicial se resolvió que el proceso se realizará con rapidez y, por eso, se resolverá el acoger a trámite y la admisibilidad en conjunto. La idea es que esto se realice antes del 5 de agosto.

En el proceso, uno de los roles fundamentales lo tendrá Alfredo Etcheberry, el prestigioso abogado experto en Derecho Penal y militante DC que el gobierno eligió para que represente su postura ante el tribunal, según consignó una publicación de La Tercera.

A sus 85 años, Etcheberry –quien es abogado de la Universidad de Chile, máster en Derecho Comparado de la Universidad de Columbia y doctor honoris causa de la Universidad de Talca– es reconocido tanto a nivel académico como en lo penal.

En lo académico, sus obras son citadas constantemente en los fallos de la Corte Suprema, y los cuatro tomos de su Tratado de “Derecho Penal” son considerados una guía para estudiantes, académicos y operadores de la justicia, al igual que su obra “El Derecho Penal en la Jurisprudencia”, que es una revisión de todas las normas del Código Penal y su tratamiento en los Tribunales de Justicia.

Su currículum también cuenta con una abultada trayectoria en casos de reconocimiento público, como la representación de los gobiernos de Estados Unidos y Perú en el “caso Letelier” y en la extradición de Alberto Fujimori, respectivamente. En 2015 además fue uno de los 15 integrantes de la denominada “Comisión Engel”, formada a solicitud de la presidenta Michelle Bachelet y que se encargó de elaborar propuestas para abordar los conflictos de dinero y política que han marcado la agenda durante los últimos años.

A favor del aborto en dos causales

Etcheberry es católico y ha expresado su posición contraria al aborto libre. Sin embargo, en sus trabajos el abogado ha mostrado una postura que, en algunos aspectos, es coincidente con el proyecto de despenalización del aborto enviado por el Gobierno.

En junio de 2016, Etcheberry presentó su propia propuesta de cambio al Código Penal actual, con el propósito de promover un derecho penal más “humanizador”, y en ella, uno de los aspectos más destacados es el establecimiento de las penas, donde la mínima se fijó en 3 años y la máxima en 15.

En la ocasión, el abogado explicó que su propuesta se alejaba “de un enfoque meramente punitivo” y recordó que la función del Código Penal debería ser preventiva. “Creo que es una ilusión o una utopía pensar que el derecho penal puede llegar a suprimir los delitos”, afirmó a El Mercurio, y señaló que en la lucha contra la delincuencia –que es en realidad contra sus causas, especificó–, este tiene un “papel auxiliar importante”, pero no el principal.

En dicha propuesta, Etcheberry dedicó un apartado a la temática aborto, donde propuso levantar la penalidad para el aborto terapéutico, que en su texto alude al que se realiza para salvar la vida de la mujer o por inviabilidad del feto. Sin embargo, en caso de violación, el abogado no propuso la despenalización sino una causal de atenuación, o rebaja en la pena.

Condena a Ricardo Rincón

Los últimos días han estado marcados por la tensión al interior de la Democracia Cristiana –partido en que Etcheberry es militante–, que aún no define si continuará impulsando la candidatura presidencial de Carolina Goic, y que ha visto importantes desacuerdos entre sus militantes sobre la repostulación al Congreso del diputado Ricardo Rincón.

La polémica con respecto a Rincón se inició en el verano, cuando se conocieron antecedentes de una condena contra él en 2002 por un episodio de violencia intrafamiliar contra su ex pareja.

Desde entonces, la candidatura al Congreso de Ricardo Rincón ha encontrado resistencia de parte de organizaciones que luchan contra la violencia de género, y desde la misma Carolina Goic, quien en distintas ocasiones ha señalado que “preferiría” que el diputado diera un paso al costado y ha insistido en la ética y la probidad que deben tener los postulantes de la DC.

Sumado a ella, el Consejo de Ética de ese partido emitió en abril pasado un informe que hizo un duro cuestionamiento al legislador, y entre los integrantes de dicha instancia se encontraba Alfredo Etcheberry, además del presidente del consejo, Sergio Molina, y los miembros Carlos Massad, Marta Cruz-Coke y Manuel Inostroza.

“La totalidad de la conducta del camarada Rincón es deliberada y responsablemente contraria a la ética más elemental, y constituye un atropello al derecho humano, a la dignidad e integridad de la persona”, afirmaba el documento, que también señala que la situación “escenifica el abuso de un hombre con poder sobre un débil social“.

Además, el texto señaló que “con su conducta contraria a la ética, el diputado Rincón ha contribuido a dañar la credibilidad moral de su partido y a degradar así el nivel de confianza público en el sistema político”.