Un informe de la Sociedad Chilena de Infectología lo dijo sin rodeos: “Hay un brote epidémico de VIH”. La alarmante afirmación dice relación con el aumento inusitado de casos, sobre todo en el segmento etario entre los 15 y 29 años.

De acuerdo al estudio, Chile es destacado por ser el país con mayor aumento en el número de casos de VIH, con un incremento del 34% contra un aumento de 3% en Brasil y Argentina. La comunidad científica nacional y la Corporación Sida Chile vienen hace 2 años denunciando a la autoridad sanitaria y a la opinión pública el aumento sostenido de nuevas infecciones.

Por otro lado, el Instituto de Salud Pública confirmó que en 2015 el 46,7% de los nuevos casos correspondió al segmento de 13 a 29 años, con un aumento de más de un 50% en la tasa de nuevas infecciones en jóvenes.

La campaña del Minsal

Frente a esta epidemia, el gobierno y el Ministerio de Salud lanzaron este jueves la campaña “Protégete siempre del VIH”, la cual es presentada después de dos años de ausencia de estrategias comunicacionales por parte del Estado. La novedad es que esta iniciativa daría visibilidad a grupos especialmente vulnerables en esta materia: los pueblos indígenas, los inmigrantes y los hombres homosexuales.

No obstante esta ánimo inclusivo, hay un grupo que -una vez más- fue dejado fuera: las lesbianas. Por ello, la agrupación Rompiendo el Silencio -que lleva años defendiendo los derechos de las mujeres lesbianas y bisexuales y que ha integrado un exhaustivo trabajo en torno a la salud de las mujeres- cuestiona que sean invisibilizadas de las políticas públicas.

“Si bien las cifras aún muestran una baja incidencia de nuestra población en la pandemia del VIH, Naciones Unidas elaboró un informe donde nuestro país ocupa un triste primer lugar en el aumento de contagios, respecto a América Latina, y eso incluye a toda la población, independiente de sus prácticas sexuales. Por ello, nos parece más grave aún que no se nos incluya en dichas campañas”, señalan desde la organzación mediante una declaración pública.

Si bien valoran la mesa de trabajo que el Minsal creó con Rompiendo el Silencio para indagar sobre la salud sexual de mujeres lesbianas, aún les parece insuficiente.

“Por los tres casos de lepra, se ha llegado a solicitar medidas imposibles como es un examen para los extranjeros que deseen ingresar a Chile; sin embargo, cuando las lesbianas y bisexuales pedimos algo tan sensato como ser consideradas en las campañas de Gobierno en la prevención del VIH, se nos mira con extrañeza, justificando dicha ausencia en la escasa evidencia de contagios de mujeres lesbianas y bisexuales. Este hecho, como lo hemos dicho en incontables oportunidades, no significa que no existan o no puedan presentarse en los centros de salud. Sabemos lo que el machismo y una salud heterocentrista, ha hecho a la sexualidad de las mujeres, negando sus prácticas y placeres, pero sobre todo invisibilizando su auto cuidado”, rematan.