Un 27 de agosto de 2006, Gary Alexis Medel Soto debutó en el fútbol profesional con la Universidad Católica. Con 17 en la espalda, el joven defensor -en ese entonces lateral derecho- tendría enfrente al clásico rival, la Universidad de Chile, capitaneada por el ídolo Marcelo Salas.

En la semana le consultaron cómo un joven debutante marcaría a un goleador de talla mundial. Gary amenazó: “Si lo tengo que bajar, lo bajo”. Dicho y hecho. Ni una pizca de duda cruzó por el joven de 19 años cuando se cruzó el Matador.

De ahí en más, el ‘Pitbull’ conquistó el corazón de chilenos y chilenas con su garra. Hoy, Gary Medel cumple 30 años y en El Desconciero quisimos recordar los 5 momentos más memorables del defensor del Inter de Milán.

[Lee el reportaje de El Desconcierto: Gary Medel y el Nico Castillo: El trabajo de formación y reclutamiento en las poblaciones de la UC]

Gary celebrando el bicampeonato de Chile en la Copa América USA 2016

1. Nace un ídolo (dos goles a la U, una volea espectacular)

El 26 de agosto de 2007 es un día marcado a fuego en la carrera de Medel. Hace tan sólo un mes había obtenido el tercer lugar en el Mundial Sub-20 de Canadá junto a Alexis Sánchez, Mauricio Isla y Arturo Vidal, entre otros. Ya era un nombre conocido para el hincha  y ya se había ganado la titularidad en la UC, pero le faltaba dar un paso más.

Ese día se jugaba un nuevo clásico universitario. Ante 45 mil personas, la U se puso en ventaja al 52′ con un gol de Marcelo Salas, sin embargo, la reacción llegó al instante: a los 56′ Medel conectó un centro para poner la igualdad en el Nacional.

Lo que vendría a continuación sería lo que consagraría al oriundo de Conchalí como ídolo cruzado. Un pase aéreo desde Toloza que Gary agarra de volea desde fuera del área. Un zapatazo furibundo directo al arco de Miguel Pinto. 2-1, golazo y una eufórica celebración. Esa tarde de domingo, había nacido un nuevo ídolo.

2. Debut de ensueño en la Roja adulta (dos goles, una chilena espectacular)

Pocos se acuerdan, pero hasta antes de ese día Marcelo Bielsa estaba cuestionado en su cargo al mando de la selección. Las cuatro primeras jornadas la Roja había logrado sólo 4 puntos y se ubicaba en el 7° lugar en el camino rumbo a Sudáfrica 2010. El esquema 3-3-1-3 no convencía a la prensa chilena y el rosarino afirmaba que le faltaban entre 5 y 6 titulares en el equipo.

Tras un receso de 7 meses, el 14 de junio de 2008 Bielsa jugaba el 5° partido de las eliminatorias en la siempre complicada altura de Bolivia. Para ese encuentro, hizo debutar a varios jóvenes que habían sido finalistas del Torneo de Esperanzas de Toulón de ese año. Entre ellos, ya saben quién.

El debut de Medel en la Roja adulta fue glorioso. A los 28′, Medel capitalizó una confusa jugada tras un tiro libre de Pedro Morales con una chilena increíble que puso el 1-0 para la Roja. No sólo eso, a los 74′ recibe un centro desde la derecha centro por la derecha, la baja con el pecho  y con un remate seco a la izquierda bate la resistencia del arquero Sergio Galarza. Bielsa  ratificaba su apuesta por el semillero, donde Gary se volvería un fundamental de la zaga chilena por más de una década.

3. El día en que la Bombonera cayó a sus pies (dos goles en el clásico contra River)

Una vez le preguntaron si no tuvo miedo de jugar un clásico en la Bombonera, una de las cátedrales del fútbol mundial. Medel dijo que no, que más atemorizante es jugar una pichanga en Conchalí, donde los narcos te pueden balear si es que pierdes un partido.

El 25 de marzo del 2010 Gary agigantó su mito a nivel de leyenda. A mediados del 2009, el “Pitbull” había sido fichado por el cuadro xeneize y al poco de llegar ya se hizo un lugar en la oncena titular, pero esa soleada tarde de jueves convirtió al “shileno” en un santo del barrio de La Boca.

En ese partido Gary hizo todo. Abrió la cuenta tras un tiro libre de Juan Román Riquelme, se subió a celebrar a la reja junto a la hinchada como si fuera de “La 12”, marcó un segundo tanto que hasta hoy se recuerda en Argentina y fue expulsado por enfrentarse a lo choro con el “Muñeco” Gallardo. Mientras caminaba al vestuario, esl estadio entero lo ovacionaba. Crack total.

4. Las lágrimas de un Pitbull / Jugar desgarrado

La Roja de Sampaoli había alcanzado los octavos de final del Mundial de Brasil 2014 desplegando un fútbol admirado por todo el orbe. En la fase de grupos eliminó al campeón vigente España tras jugar un partido casi perfecto y llegó a la zona de eliminación directa tras caer contra Holanda en el último duelo del Grupo B.

Al igual que en Francia 1998 y Sudáfrica 2010, la selección tuvo la mala suerte de toparse con el Scratch en octavos. Pero esta vez, y pese a que jugaba contra el equipo anfitrión y favorito al título, los hinchas de la Roja se tenían una inusitada confianza.

Chile empató 1-1 en tiempo reglamentario dejando la vida en la cancha y sólo por un travesaño maldito que pegó Mauricio Pinilla en el 119′ no se dio el que hubiera sido el mayor batacazo de la historia. Gary Medel se lesionó al 12′ luego de despejar una pelota del área y jugo 108′ minutos desgarrado. Tras caer en penales, el defensa lloró desconsoladamente, dando cuenta de su entereza y garra.

5. El saludo al pueblo

La Roja llegó a la Copa América 2015 como uno de los favoritos para quedarse con el campeonato. La posibilidad del primer título internacional para la selección chilena estaba dada por la gran participación en el Mundial de Brasil 2014 y porque además el certamen se jugaba en nuestro país.

Tras dar cuenta de Ecuador por 2-0 en el debut, el segundo match del equipo de Sampaoli dejó ciertas dudas: apenas se consiguió un trabajado empate 3-3 con la selección B de México.  Sin embargo, y pese a la ausencia de sensación de euforia tras el encuentro, Medel le pidió a sus compañeros que no se fueran sin saludar a la hinchada.

“¡Vamos a saludar a la gente, culiao!”, dijo el defensor que, un par de días después, obtendría junto a sus compañeros el primer trofeo en la historial del balompié nacional. Así, demostró que no olvida sus orígenes pese a la estatura de crack que, en 30 años de vida, lo tienen convertido en uno de los más grandes zagueros de la historia del fútbol chileno. ¡Feliz cumple, Gary!