Unidos para denunciar la “dictadura” venezolana, la oposición venezolana no ha podido aprovechar el desgaste político del chavismo y el gobierno de Nicolás Maduro.

La Mesa de Unidad Democrática (MUD) se ha caracterizado por eso, una amplitud de más de 20 partidos que se oponen al chavismo pero que difieren profundamente en las formas de llegar su objetivo. Están los sectores más reaccionarios, liderados por figuras como Leopoldo López y María Corina Machado, que no quieren saber nada con el gobierno y llaman a la presión en las calles y acción militar internacional para tomarse el Palacio de Miraflores. Y están los más recatados, como el diputado y ex presidente de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup, quien pide enfrentar al chavismo en todos los frentes, incluido el electoral.

Hoy, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) asume en medio de un clima de polarización total. Los 545 asambleístas electos el pasado domingo llegarán hoy a la sede del órgano legislativo a asumir sus funciones. En paralelo, la Asamblea Nacional -que se encuentra en desacato según un fallo del Tribunal Supremo de Justicia-, dominada por la oposición, seguirá funcionando al otro extremo del edificio.

Dentro de los 545 asambleístas no hay gente de la MUD por una razón más simple de lo que se cree: Ellos decidieron no participar para mantener la agenda de movilizaciones en las calles.

Pero pese a toda la crisis del chavismo -crisis económica y social y las recientes acusaciones de fraude electoral- la oposición no logra aparecer como una alternativa. La violencia exacerbada que se vive en Venezuela, con más de 100 muertos en los meses de protesta también les ha jugado en contra a ellos, que ahora se ven divididos ante una decisión clave.

Este lunes comienza el período para inscribirse en las elecciones regionales donde se elegirán a alcaldes y gobernadores el próximo 10 de diciembre. El sector liderado por Machado es claro: “Se avala el fraude” y “si se inscriben quedarán solos”, dijo la líder.

Pero la sorpresa llegó ayer, con un Henry Ramos Allup anunciando que su partido Acción Democrática no se va a restar de una jornada electoral. “Si no nos inscribimos en las elecciones de gobernadores, el chavismo ganaría 23 gobernaciones y regalaríamos 335 alcaldías”, aseguró el diputado, reviviendo las divisiones históricas que han existido en el antichavismo.

La tensión en el MUD llevó a suspender una de las movilizaciones que tenía programada la oposición, divididos entre quienes quieren aprovechar políticamente la crisis del chavismo y los que no quieren “avalar el fraude”.

Sobre esto, los mismos dichos de los dirigentes reaccionarios han sido cuestionados a raíz del caso de la empresa Smartmatic, encargada de la votación en Venezuela desde 2004 y que denunció al gobierno de “fraude” por los votos para la ANC. Esa misma empresa fue la que validó la votación legislativa de 2015, cuando la MUD obtuvo una victoria contundente sobre el chavismo.

En paralelo, hoy fue liberado el ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma, quien se encontraba en la prisión militar de Ramo Verde desde el pasado martes. Esta mañana, su esposa Mitzy Capriles anunció que su marido volvió a arresto domiciliario.