Luego de la polémica generada tras una carta del cardenal Jorge Medina Estévez en El Mercurio, donde abordó el tema de la despenalización el aborto en tres causales, donde señaló que “quienes se hacen cómplices de tal atrocidad no deben recibir el voto de ningún cristiano”, el religioso recibió una serie de críticas del jesuita Felipe Berríos y del ex capellán de La Moneda, Percival Cowley.

Berríos calificó su pronunciamiento de “desalmado, mientras que Cowley escribió otra carta en la misma sección, donde señaló que: “¿Qué hizo y qué dijo el señor cardenal en Chile cuando se violaban sistemáticamente los DD.HH.?” y aprovechó de cuestionar por qué “no pensar primero en que la persona aludida (quien aborta) está actuando desde su propia conciencia?”.

En entrevista con La Tercera, Medina recalcó que es “natural recibir estos ataques” y sentenció que “no es verdad que no haya defendido los DD.HH. Hubo dos casos de la U. Católica, cuando yo era allí el gran canciller, y en ambos hice las correspondientes protestas ante el gobierno y la Santa Sede. Se falta a la verdad, pero qué le vamos a hacer. Paciencia, no más”, expresó.

Medina reiteró su llamado a no votar por las personas que están a favor del aborto en tres causales, señalando que quienes “han colaborado a un hecho que para la Iglesia es contrario a un derecho fundamental, como es la vida, no merecen el voto de los electores católicos”.

El cardenal cuestionó a Berríos y dijo que “no puede ser una liturgia del terror el tratar de salvar vidas. Eso es caridad y misericordia. Esta ley, que es una legalización, no una despenalización, y que la vamos a pagar todos los chilenos, con nuestros impuestos en los hospitales, sí es un acto de terror”.

“El Santo Padre lo ha llamado asesinato. Y si un asesinato es o no un acto de terror se lo dejo a la gente que tenga buen sentido para que lo juzgue”, agregó.

El religioso aseguró que escribió una carta al Papa Francisco, que en enero próximo visitará Chile, “comentándole el país con el que se va a encontrar cuando llegue”.

“Muchas personas me han llamado para felicitarme. Supongo que habrá católicos que tienen mi postura y también habrá quienes se dicen católicos y creen que se pude ser católico e ir en contra de la palabra de la Iglesia. Pero bueno, paciencia”, cerró.