La medida fue lanzada por la Municipalidad, en conjunto con la Dirección de Salud Municipal, y busca que la gente de la comuna vaya a los consultorios y retire la leche destinada a los más pequeños y que se distribuye mensualmente.

El anuncio coincidió con la fecha del triunfo del ex presidente Salvador Allende, quien en ese entonces lideró la famosa cruzada “un medio litro de leche” para cada niño y niña del país, que fue una de sus medidas más icónicas.

El alcalde Mauro Tamayo (Izquierda Ciudadana) llamó a la población “a no perder este derecho, que fue un triunfo para la UP entonces y que hoy lo sigue siendo, al garantizar que cualquier niño, independiente de su condición social, crezca sano”.

Actualmente en la comuna existen más de 7.000 niños a quienes por edad les corresponde retirar su leche y de acuerdo a las cifras entregadas por la Dirección de Salud, solo un 30% de esa población la pide, por lo que se hace más relevante el llamado a que se tome conciencia de este beneficio y de su importancia en la salud de madres, niñas y niños.

La distribución de leche está dirigida por el Ministerio de Salud, que hace sus cálculos en relación a la demanda del mes anterior, por lo que la baja participación de los vecinos y vecinas, paradójicamente, ha motivado que los CESFAM de la comuna se queden sin stock de este alimento a fin de mes, lo que ha complicado la atención en algunos centros.

El Programa Nacional de Alimentación Complementaria (PNAC) permite que todos los niños menores de 6 años, mujeres embarazadas y madres que amamantan, independiente de su cobertura médica o nacionalidad, tengan derecho mensualmente a Leche Purita en sus distintas variedades (Purita Mamá, Leche Purita Cereal y Leche Purita Fortificada).