El sábado 9 de septiembre, el lonco Alfredo Tralcal y los hermanos Benito, Ariel y Pablo Trangol cumplieron 95 días en huelga de hambre por el “Caso Iglesias”. Un día antes recibieron la visita del doctor César Salazar, miembro del Departamento de DD.HH del Colegio Médico, quien viajó desde Santiago para evaluar las consecuencias del ayuno prolongado que sostienen como medida extrema para pedir justicia, tras estar un año en prisión preventiva bajo la Ley Antiterrorista.

En la ocasión, el especialista puso el acento en el delicado estado de salud que presenta Benito Trangol Galindo, de 33 años: “Tiene un compromiso neurológico grave y debiese requerir hospitalización. Está con desequilibrio, enlentecido, poco conectado al medio”. Situación que advirtió, “exige manejo médico dentro de un hospital y está siendo impedida por el contexto carcelario”.

El certificado que registró el doctor Salazar tras la revisión, señala que Benito presenta los síntomas de ataxia o descoordinación en los movimientos, síndrome de Wernicke correspondiente a la falta vitamínica y pérdida de conciencia, entre otros.

Cristian Tralcal, vocero del “Caso Iglesias”, señala que a las 19:30 horas de ayer sábado, Benito fue trasladado de urgencia desde la cárcel de Temuco hasta el Hospital Regional. Tras una prolongada pérdida de conocimiento, los médicos lograron reanimarlo. Una vez despierto quisieron alimentarlo pero Benito se negó con la finalidad de sostener su medida como legítima demanda. A las 23:00 horas fue trasladado nuevamente a la cárcel.

El vocero acusa que ni desde Gendarmería ni desde el Hospital Regional han dado aviso a los familiares. Fue su padre, el lonco Alfredo Tralcal, quien llamó desde el teléfono público de la cárcel para avisar lo ocurrido.

Desde el Departamento de DD.HH del Colegio Médico están al tanto de la situación y solicitaron revisar la evaluación que le hicieron a Benito Trangol en el Hospital Regional.