La mañana de este miércoles, la candidata trans a Consejera Regional Romina Ramírez (Partido Ecologista Verde) dio a conocer que el Servicio Electoral (Servel) aprobó su solicitud para que, en las planillas con los candidatos para las próximas elecciones de noviembre, aparezca su nombre social en lugar de su nombre registro (o legal), lo que ella calificó como un gesto “histórico”.

Ramírez tiene 37 años, es profesora de Historia y activista de derechos humanos, –en organizaciones como Ceres y Fundación Selena– y competirá por la circunscripción provincial Santiago II, que abarca las comunas de Independencia, Recoleta, Santiago, Quinta Normal, Cerro Navia y Lo Prado. Cuenta que a mediados de 2016 inició los trámites para hacer el cambio de su nombre legal pero la resolución judicial fue aprobada hace solo cinco días, por lo que debió inscribir su candidatura con su nombre masculino.

“Yo me antepuse a la situación de que el Servel mandara a imprimir los votos con mi otro nombre, y así que la gente que quiera votar por mí pueda encontrarme en la lista y no generar confusiones”, cuenta a El Desconcierto.

La decisión del Servel se respaldó en la sentencia judicial que autoriza su cambio de nombre –que aún no se encuentra vigente debido a que el Registro Civil aún no emite su nueva cédula de identidad– y ante esta decisión, la candidata cuenta que “está entusiasmada y no tiene miedo”, a pesar de la exposición que conlleva su candidatura y de los “grupos que son conservadores o violentos” que existen en Chile.

Finalmente, cuenta que su decisión de levantar su candidatura tiene el propósito de “entregar un mensaje de aliento a las próximas generaciones. Creo que los niños trans se merecen referentes de que siendo trans pueden ocupar cualquier espacio de la sociedad y no necesariamente tener que ser trabajadora sexual como pasa actualmente”.