Al mediodía de este jueves y en un acto que se realizó en el patio de Los Naranjos de La Moneda, la presidenta Michelle Bachelet promulgó la ley que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales.

En su discurso, Bachelet aseguró que “de ahora en más será su voluntad, no la voluntad ajena, la que determine si ella (la mujer) seguirá o no con su embarazo”, y agregó que “estamos saldando una deuda enorme con las mujeres de Chile” y “poniendo a tono con legislaciones del mundo“.

Además, la mandataria recalcó que la ley contempla “tres casos sumamente precisos y humanamente difíciles”, hizo énfasis en que el aborto se trata de “una determinación delicada, personal, intransferible, que nunca es razón de festejo”, y que “las mujeres no pueden ser condenadas por el Estado a vivir una situación de enorme violencia si no se sienten en condiciones de hacerlo“.

La promulgación de esta ley se realiza luego de una larga y ardua tramitación en el Congreso que duró más de dos años, desde que fue ingresado el 31 de enero de 2015 y fue despachado de la Comisión Mixta el 2 de agosto de 2017. Luego, la iniciativa además debió superar la revisión del Tribunal Constitucional, que luego de escuchar los argumentos de 135 expositores, rechazó el requerimiento de constitucionalidad presentado por Chile Vamos el pasado 21 de agosto.

Por eso, en su intervención, Bachelet también aludió a las afirmaciones que han manifestado los opositores de la iniciativa y aseguró que esta ley “no obliga sino que da el derecho a elegir”.

La ceremonia contó con un gran número de asistentes, y luego del discurso de la mandataria, se realizó la presentación de la cantante Bárbara Wilson, quien interpretó el tema “Soy lo que soy”, y donde se pudo ver a la presidenta cantar de forma animada junto con algunos de sus ministros más cercanos como Mario Fernández (DC) y Claudia Pascual (PC).