Fue a las 8 de la mañana hora local, en la estación de Parsons Green, en el tramo externo de la línea District Line. En total, dieciocho personas quedaros heridos y debieron ser hospitalizadas debido a una explosión que afectó a la capital británica, según informó el Servicio de Ambulancias.

La explosión provocó una verdadera bola de fuego, generando que varios pasajeros terminaran con quemaduras y cortes. El tren tenía una capacidad de 865 pasajeros. Testigos dijeron a la prensa inglesa que escucharon una “explosión muy fuerte” y que algunos heridos terminaron con lesiones leves, quemaduras en la cara, brazos y piernas. Eso sí, ninguno de los heridos se encuentra con riesgo vital.

La policía ya calificó el hecho como un “acto terrorista” y la primera ministra británica, Theresa May, lidera una reunión de comité de emergencia junto a sus ministros. El alcalde de la ciudad, Sadiq Khan, afirmó: “como Londres ha demostrado tantas veces antes, el terrorismo no intimidará ni vencerá”.