Molesto se mostró Ricardo Lagos ante la iniciativa de la Presidenta Bachelet de acabar con el secreto que guarda el Informe Valech, que recopila los testimonios de más de 35 mil chilenos que fueron detenidos y sufrieron apremios ilegítimos durante la dictadura.

En conversación con La Tercera, el ex Presidente explicó que “este informe dice nada menos que la verdad de lo que ocurrió. Aquí está escrita cada tortura, cada forma de tortura. Los miles de lugares donde chilenos y chilenas fueron torturados, clasificados por formas de tortura. Entonces ¡qué secreto! Aquí está la verdad“.

“Para que hubiera una Comisión Valech tenía que haber gente dispuesta a contar lo que había pasado, y nadie se alegra contando las miserias de su vida, las humillaciones que sufrió“, añadió.

Lagos relató que en esa época “empezamos a pensar que nadie quería declarar, porque era muy violento. Las personas relataban su tortura y cuando les preguntaban qué es lo que quería su torturador que contaran, respondían ‘que delatara a mis compañeros, y lo hice, no pude más’“.

“Y qué decir de aquel que delató a dos y murieron después. Ese es el drama que está en el Informe Valech; cuando se llega a un tipo de tortura que el ser humano no es capaz de resistir“, añadió.

El ex Presidente aseguró que la creación de la Comisión Valech “no lo conversé con los militares. Sí después que la comisión trabajó, me preocupé de que los militares se prepararan para lo que venía, que era muy duro, y esperaba que a diferencia de lo que pasó con el Informe Rettig, no dijeran que lo que había aquí era una mentira. Las condiciones habían cambiado y no dijeron eso. Entonces, aquí no hay pacto de silencio alguno“.

Es obvio que Michelle Bachelet sabe que no hay pactos de silencio con los militares, porque ella era la ministra de Defensa. Ella participó en las discusiones sobre cómo se hacía esto, porque sabíamos a quiénes iba a afectar”, complementó.

Lagos descartó las acusaciones en su contra de formar parte de los pactos de silencio al interior del mundo militar y calificó de “injurias” los ataques del abogado del DD.HH. y actual diputado PC, Hugo Gutiérrez. “Él sabe que no tiene prueba ninguna, porque eso no existe. Y tiene que ver con mi honor personal y con eso no se juega”, disparó.

Para el ex mandatario, aquí se está “emporcando un acto de valentía de los chilenos de declarar, y un acto de inteligencia de este país de atreverse a mirar las heridas profundas que un grupo de chilenos en un momento de locura, desvarío o lo que fuere, pudieron aplicar esas torturas a otros chilenos”.

“Me duele que no se reconozca la valentía de los 35 mil chilenos que fueron a declarar, de los cuales quedaron 29 mil casos en la Comisión Valech I. De esos, 66% corresponde al período que está entre el 11 de septiembre y el 30 de diciembre del 73. En la Valech II, de los 30 y tantos mil se recogieron solo nueve mil”, subrayó.