Lluvia de ofertas para el diálogo y la mediación este miércoles en Cataluña. En las últimas horas, y tras las masivas movilizaciones de ayer en repudio a las agresiones policiales por el referéndum, varios actores sociales y políticos pusieron sobre la mesa su propuesta para acercar las posturas entre el gobierno catalán y el español.

Una de las primeras iniciativas fue la mesa de partidos políticos por la libertad, la fraternidad y la convivencia lanzada por los partidos de la izquierda española -encabezada por Podemos- y apoyada por los partidos del gobierno catalán. La propuesta instaba a las partes a abrir una negociación sin condiciones previas para pactar “exclusivamente” una mediación que permita reanudar un diálogo que ahora mismo “es imposible”. Sin embargo, apenas dos horas después ha sido rechazada por el presidente español, Mariano Rajoy. “No se puede tratar con quienes plantean un chantaje tan brutal al Estado”, aseguró.

Otra idea surgió de la Comisión para el Diálogo que acordaron este martes el Colegio de Abogados, los sindicatos mayoritarios, patronales de la pequeña y mediana empresa, las universidades e incluso el FC Barcelona. El organismo sostiene que es imprescindible que ambos ejecutivos renuncien a “alguno de sus postulados” y por eso pidió a Carles Puigdemont que aparque la declaración unilateral de independencia (DUI), mientras que a Mariano Rajoy le solicitó la retirada de los casi 10.000 efectivos policiales desplegados en Cataluña para impedir el referéndum.

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se sumó al llamamiento y convocó una reunión con cónsules de diferentes países de la Unión Europea (UE) afincados en Barcelona para este jueves, así como el defensor del pueblo catalán, el Síndic de Greuges, quien se ofreció para promover una mediación a nivel internacional, estatal y catalán para conseguir un diálogo “sin condiciones” entre todas las partes.

Otras sugerencias salieron desde la Iglesia. El ejecutivo español se reunió este martes con el arzobispo de Barcelona y el de Madrid, para ver una posible vía de mediación.

Puigdemont responde al rey

El presidente catalán compareció este miércoles para responder duramente al rey Felipe VI, quien ayer emitió un discurso en el que insinuó la posible aplicación de suspensión de la autonomía catalana si desde Cataluña no interrumpen su hoja de ruta, que contempla una declaración unilateral de independencia probablemente para el próximo lunes en el Parlamento.

Puigdemont aseguró que el monarca “ha asumido un rol para aplanar las decisiones que Rajoy ya tiene decididas”, y aseguró: “No podemos compartir ni aceptar el mensaje del rey”, considerando que ignoró a “los millones de catalanes que no pensamos como él” y a las víctimas. “Así no”, le espetó el presidente catalán, quien además lamentó que haya “quien piense que perseguir urnas es una exigencia del Estado de derecho y que todo vale” para mantener la unidad de España.

Horas antes, Puigdemont había presentado una querella ante el Tribunal Supremo (TS) para acusar a la Fiscalía española de “menospreciar” al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), al asumir “plenamente” la investigación contra el referéndum del 1-O, y de actuar como un “auténtico ‘jefe de la Policía'”. El líder catalán señaló al fiscal general del Estado y al fiscal superior de Cataluña por los delitos de prevaricación y usurpación de funciones públicas por sus resoluciones para impedir la votación del referéndum.

Siguen acciones judiciales

La Audiencia Nacional española, el órgano judicial que se encarga de juzgar delitos de terrorismo y otros de ámbito estatal, citó como investigado al máximo responsable de la policía catalana, los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, por su posible responsabilidad en las concentraciones y manifestaciones de los días 20 y 21 de septiembre tras las detenciones de altos cargos del gobierno catalán. Según el fiscal, las movilizaciones impidieron “por la fuerza la actuación de las autoridades y sus agentes”.

Junto a él, declararán también el próximo viernes en calidad de investigados y en la misma causa la intendente del cuerpo de seguridad, Teresa Laplana; y los presidentes de las organizaciones independentistas que lideraron la protesta, Òmnium Cultural y Assemblea Nacional Catalana.

La jueza admitió a trámite la denuncia que presentó la Fiscalía por estos hechos en un auto en el que explicaba que las conductas de los manifestantes podían incurrir en el delito de “alzamiento tumultuario”, dirigido a impedir por la fuerza o fuera de las vías legales la aplicación de las leyes o de las resoluciones administrativas o judiciales.

La notificación llega sólo un día después que la misma fiscalía pidiera al juez no investigar la totalidad de las cargas policiales ocasionadas durante la convocatoria del referéndum. El fiscal argumenta que de los 2,2 millones de “presuntos” votantes del pasado 1 de octubre, sólo 844 resultaron heridos leves. “Ello representa el 0,037% de individuos afectados por la presunta violencia leve policial. Hay un único herido grave. Ello representa el 0,000042% de individuos afectados por la presunta violencia grave policial”, indica el magistrado en su escrito.

Además, el ministerio fiscal se opone a que la actuación policial se pueda definir como “violencia grave y generalizada”.

Europa llama al diálogo sin implicarse

La Comisión Europea evitó este miércoles erigirse como intermediaria en el conflicto entre Cataluña y el Estado español y llamó al diálogo “en el orden constitucional español”.

La Unión Europea se pronunció durante el debate ‘Constitución, Estado de Derecho y Derechos fundamentales a la luz de los acontecimientos en Cataluña’ que se acogió en el Parlamento Europeo. El vicepresidente primero del organismo, Frans Timmermans, declaró que el problema en Cataluña hay que abordarlo “sin salir del orden constitucional español” y evitó situarse como intermediario de “un asunto interno”. Asimismo el alto mando europeo pidió a las partes que “abandonen el conflicto y apuesten por el diálogo”.