Los efectivos de Carabineros incorporarán un nuevo tipo de arma para sus operativos: las pistolas de electroshock o tasers, que funcionan mediante descargas eléctricas.

La noticia fue dada a conocer por la institución en la Expo Seguridad que se desarrolló el pasado lunes en Espacio Riesco, en la que se presentó el Taser X2 como un armamento con “tecnología de punta en contra de los actos criminales”. Dichas pistolas operan emitiendo un impulso eléctrico que recorre durante cinco segundos el cuerpo del objetivo, arrojándolo al piso y paralizándolo por completo.

El Taser X2 puede liberar hasta dos impulsos eléctricos por cada carga de cartuchos, y no penetra la piel, sino que libera la electricidad a través de la ropa.

Desde la institución explicaron que, con este dispositivo electrónico, se busca evitar los disparos durante sus procedimientos y lograr inmovilizar a una persona que reviste una amenaza, pero sin causarle la muerte.