La pequeña hija de Wilfrid Fidele y Joan Florvil, la mujer haitiana que murió el pasado 30 de septiembre, después de ser injustamente acusada de abandonar a su bebé, aún permanece en el Servicio Nacional de Menores (Sename).

Tras largas semanas de reclamo, el Tribunal de Familia de Pudahuel accedió a devolver a la niña al viudo, pero los trámites se han alargado, junto al cuadro de apnea del sueño que desarrolló la menor, por lo que aún no puede regresar con su familia.

Según consignó Cooperativa, pese a que se esperaba que la niña pudiera abandonar el hogar del Sename, el padre y el servicio habrían acordado que la entrega se realizará durante esta semana.

Por su parte, Virginia Palma, directora de la ONG Acción Mujer y Madre, recalcó que la reunión se desarrollará en “un ambiente con menos conmoción periodística”.

La joven de 28 años, Joan Florvil, fue detenida y acusada de abandono de su hija en la Oficina de Protección de Derechos de Lo Prado. Su familia negó infructuosamente dicha acusación, argumentando que nunca lograron hacerse entender al no dominar el español. Tras su detención, la joven inmigrante sufrió un cuadro de epilepsia y una falla hepática que terminaron con su vida. 

El caso, que generó gran conmoción entre organizaciones defensoras de los derechos humanos, es material de una investigación liderada por la fiscal Paula Rojas de la Fiscalía Centro Norte.