“No esperábamos mucho de la justicia, no esperábamos nada”. Así se expresó el hijo del matrimonio Luchsinger Mackay, Jorge Andrés Luchsinger, tras conocer la absolución de los 11 imputados por el incendio que terminó con la vida del matrimonio en enero de 2013.

Luchsinger, que indicó que todavía no evaluó una eventual apelación. se mostró disconforme con el actuar de la justicia agregando que “creo que ahí el sistema procesal penal debe probar que da el ancho, en este caso hemos visto que no da el ancho”.

Por su parte, el abogado de la familia, Carlos Tenorio, criticó la “intromisión de otros poderes del Estado” en el caso, asegurando que hubo “presiones políticas de diputados con nombre y apellido”, pero no especificó más. Eso, pese a reconocer que “el tribunal condujo en forma correcta la sesión”.

[Lee también en El Desconcierto: Cae montaje político-judicial: Decretan libertad absoluta para los 11 imputados del caso Luchsinger Mackay]

“El veredicto no es lo que esperábamos y particularmente me preocupa la calificación. Si el hecho ocurrido el 4 de enero de 2013 no es terrorista, entonces nada es terrorismo”, espetó.

“Estimamos que las pruebas eran suficientes para condenar el acto delictivo en un veredicto condenatorio. (…) Vamos a ver los recursos que tengamos que interponer, vamos a revisar los fundamentos del fallo y vamos a recurrir de nulidad si es necesario”, puntualizó.

El tribunal argumentó que la fiscalía no logró acreditar la participación de los 11 imputados, entre los cuales estaba la machi Francisca Linconao, así como “serios vacíos” en la investigación.

La sentencia se leerá el martes 14 de noviembre.